Italia amplía a todo el país la restricción de movimientos por el coronavirus

Giuseppe Conte impone férreas restricciones a la movilidad en un país con 463 muertos y 9.000 contagios

DARÍO MENOR /ROMA

Toda Italia está en cuarentena por el coronavirus. El primer ministro, Giuseppe Conte, extendió anoche a todo el país las férreas restricciones al movimiento de personas que estaban en vigor desde el día anterior en Lombardía y en 14 provincias del norte, la zona más golpeada por esta epidemia que sumó este lunes casi 1.800 nuevos casos y un centenar de muertos adicionales. Italia contabiliza ya más de 9.000 contagios y 463 fallecimientos y es la segunda nación del mundo con más afectados después de China. Conte justificó esta decisión, que calificó de «grave» por la necesidad de proteger a los más vulnerables ante la explosión de la epidemia, que puede provocar el colapso del sistema sanitario en Lombardía.

«El futuro está en nuestras manos y deben ser unas manos responsables. Cada uno debe poner de su parte. Por eso extendemos a todo el país las medidas ya predispuestas para la parte septentrional», dijo el primer ministro, quien aclaró que las restricciones no suponen el cierre de las fronteras italianas. «No cambia nada. Pero los movimientos de los ciudadanos deben seguir estas condiciones y se mantendrán los controles» en los aeropuertos, dijo. En su comparecencia, Conte añadió que se alarga al menos hasta el 3 de abril el cierre de todos los centros educativos del país y que se suspenden todas las actividades deportivas de cualquier nivel, lo que incluye las ligas profesionales de fútbol y baloncesto.

En su contexto:

4.004

era la cifra provisional de fallecidos a última hora de este lunes, con 97 nuevas víctimas en Italia en un solo día.

Hasta junio.

El jefe del equipo médico de expertos designado por China para combatir el coronavirus, Zhong Nanshan, aseguró este lunes que la epidemia se prolongará globalmente al menos hasta el próximo mes de junio. El país asiático mantiene a 50 millones de personas en aislamiento en la provincia de Hubei, foco del brote, pero el número de contagios desciende de forma mantenida.

Tres nuevos países.

Bangladesh, Albania y Paraguay son los tres países que se han sumado a la lista de afectados, que ahora son 104, según el informe diario que emite la OMS.

Al extender a todo el territorio nacional las restricciones que ya existían en Lombardía y en 14 provincias del norte, los italianos se arriesgan a 206 euros de multa y hasta 3 meses de cárcel, que pueden ampliarse hasta los tres años si las autoridades consideran que hay amenaza para la salud pública, si salen de casa de forma injustificada. Sólo está permitido hacerlo por motivos de trabajo, de salud o en caso de emergencia. Hay controles de la Policía en los aeropuertos, estaciones de trenes y carreteras para hacer respetar esta limitación. Los ciudadanos tienen por tanto que preparar autocertificaciones para mostrar a las fuerzas de seguridad, que imponen sanciones si consideran que se actúa con irresponsabilidad.

El llamamiento a la responsabilidad de la ciudadanía es una constante entre las autoridades. este lunes le tocó el turno a Francesco Boccia, ministro de Asuntos Regionales, al anunciar el cierre de todas las estaciones de esquí del país. Algunas de ellas estaban a rebosar de jóvenes que decidieron aprovechar en la nieve sus días de asueto después de que, el pasado miércoles, el Gobierno cerrara los centros educativos. Incluso una estación de esquí se anunciaba este fin de semana en los periódicos con este lema: ‘Vive la montaña con los pulmones llenos. Hay una zona blanca donde estar bien es contagioso’. Boccia consideró este anuncio un insulto y dejó claro que «es evidente que muchas de las medidas aprobadas parten del presupuesto de que las familias y los individuos asumen su responsabilidad. Es el primer compromiso. Cuando esto no sucede interviene el Estado con toda su fuerza».

Una inesperada mano le llegó al Gobierno del popular cantante Vasco Rossi, ídolo de generaciones de italianos, quien escribió en las redes sociales que la epidemia es «una cosa seria» y el país se enfrenta a una «verdadera guerra». «Debéis seguir las directivas para no agravar la situación. Por nuestro propio bien y por el de los demás es el momento de tener un comportamiento inteligente y responsable», dijo Vasco agradeciendo a los médicos y enfermeros su labor.