Borrar
El presidente de Pequeño Valiente, José Jerez, en la sede de la fundación situada en la capital grancanaria. Cober
«La gala es importante pero no cubre los gastos de Pequeño Valiente»

«La gala es importante pero no cubre los gastos de Pequeño Valiente»

El presidente de la fundación centrada en apoyar a las familias de niños con cáncer, José Jerez, explica cómo será el espectáculo benéfico de este viernes

Carmen Delia Aranda

Las Palmas de Gran Canaria

Miércoles, 22 de noviembre 2023, 23:02

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El tráfico de Bravo Murillo no es nada comparado con el trajín que estos días se vive en la sede de la Fundación Pequeño Valiente, situada en esta calle. Todos tienen mucha tarea y más aún su presidente, José Jerez. Y es que allí se cuece un espectáculo y muchas esperanzas.

–¿Cuál será la principal novedad de la gala Pequeño Valiente del viernes 24 de noviembre en el Gran Canaria Arena?

– Será retransmitida por primera vez en directo a través de La 2 de TVE y se abrirá un call center con diez lineas. Van a tener la posibilidad de donar por teléfono y en el call center atenderán las llamadas famosos, influencers, pero no podemos decir quiénes son. Roberto Herrera hará conexiones con ellos durante la gala. Cada año nos vamos superando. Queremos dar más a la ciudadanía y que ellos nos ayuden para que ese Gran Canaria Arena se llene.

– También hay fila cero, ¿no?

–Hay un número de cuenta, ES6721004862572200307894. Pero de verdad, prefiero que vengan. La entrada solo cuesta 10 euro y son tres horas de espectáculo y, además, los espectadores pueden donar en directo. Será emocionante. La fila cero no está funcionando mucho porque solo se difunde en la web de la venta de entradas. Quien entra en la página es porque va a ir a la gala.

–¿Y qué otra novedad habrá?

–Se entregarán siete premios Valientes, tanto a empresas privadas como públicas. A la obra social de la Fundación Santander, el reto solidario Sargento Beltrán, la empresa Alternativa Digital, Fundación Dinosol, Spar Gran Canaria, Dulce María Facundo y Fundación Nos Movemos.

–¿Y cómo ha sido acogida la gala?

–Ya hemos vendido 4.000 entradas. Estamos contentos. Casi hemos alcanzado nuestro objetivo, aunque nos gustaría llegar a las 7.000 y tener que abrir la parte alta del Gran Canaria Arena.

–¿Habrá alguna otra sorpresa?

–Sí, otra novedad es que vamos a presentar y promocionar el nuevo himno de Pequeño Valiente. Lo cantarán Roberto Herrera y Mario Falero, el ganador de la Voz Kid. Se subirá a las plataformas digitales y todo lo que se recaude con él irá a Pequeño Valiente.

–¿A qué se van a dedicar los fondos que recauden?

–A un proyecto que tenemos en Telde, el proyecto Andamana. Un señor que tenía covid y nos donó una finca y ahí lo vamos a hacer. Él eligió el nombre. Nuestra idea era hacer un albergue para niños y ofrecerles terapias en un entorno natural. Desde allí se ve el mar, está tan alto, en Piletillas, cerca de Cuatro Puertas. Hay dos viviendas, dos almacenes, un pozo...

–¿Y cómo va el proyecto?

– Nos hemos liado la manta a la cabeza y tenemos un equipo de ingenieros y arquitectos. Nos están haciendo el proyecto. Están terminándolo. Estamos hablando con el Ayuntamiento de Telde, el Cabildo de Gran Canaria y el Gobierno de Canarias para que esto sea una realidad y queremos hacer un convenio con las administraciones para que nos deriven a niños, no solo con cáncer, sino con enfermedades raras o discapacidad.

–¿Y con la gala cree que se puede recaudar lo que necesitan para el proyecto Andamana?

–No, con la gala no nos da para levantar el proyecto Andamana. Da para un pequeño impulso pero no para cubrirlo. Su coste multiplica por cinco o seis el de la Casa Pipa. Estamos hablando de un terreno de 31.000 metros cuadrados, donde tenemos edificaciones y reformas para adaptar los espacios a los nuevos tiempos, el tema de discapacidad, piscina para discapacidad... Una serie de servicios que cuestan mucho dinero. Tendremos una lucha grande, pero entre todos, lo público y lo privado, a ver si conseguimos esos fondos y se hace realidad. Además, necesitaríamos personal. Con el personal de Pequeño Valiente no podría gestionarse. Tendríamos que duplicarlo para atender la demanda. Nos están llamando mucho a la puerta familias con niños con enfermedades raras porque terminan en la unidad de pacientes oncohematológicos. Incluso, aunque no están en las unidades, el boca a boca funciona y vienen también.

–En primavera inauguraron Casa Pipa, una residencia para las familias de otras islas que vienen a Gran Canaria para tratar a sus pequeños. ¿Está funcionando?

– Desde que se abrió han pasado por allí algo más de 20 familias con sus acompañantes y sigue funcionando. A veces está llena, se vacía, a veces hay dos o tres... Pero siempre hay familias. Estamos muy contentos es un espacio cálido. Dicen cuando salen que parece un hotel de cinco estrellas y es lo que se merecen.

– ¿A cuántas personas ayudan?

–Tenemos servicios de atención social, deportes, gabinete psicológico, pedagogía, fisioterapia, neuropsicología, que abrimos ahora, nutrición... Cada año se diagnostican entre 40 y 50 nuevos casos de cáncer infantil en Canarias, pero aquí atendemos también a los niños que quedan con discapacidad, a los padres que quedan tocados psicológicamente y hay que seguir atendiéndolos... Unas 400 personas.

–Una infraestructura tan grande necesita muchos recursos.

– Pues sí, tenemos pisos en Madrid, en Tenerife, Casa Pipa... También damos vales de comida y transporte... Mantener la infraestructuras, el personal y los servicios de Pequeño Valiente supone muchos gastos. Somos un equipo de 26 personas y cada vez hay más demanda. Ahora con la incorporación de las enfermedades raras, aunque no ayudamos a la investigación, sí con las terapias: fisioterapia, logopedia, psicología y pedagogía... Cuando un niño enferma también hay que ayudar a padres y hermanos. La verdad es que no sé cuánto necesitamos al año, vamos día a día buscando dinero y tapando agujeros, pero podemos estar cerca del millón de euros al año.

–¿Entonces, la gala da para poco?

La gala es importante, pero no va a cubrir ni un proyecto ni el gasto del funcionamiento de Pequeño Valiente. Para que cubriera algo tendría que ser una gala con 30.000 personas. A un niño lo rodea un equipo, para que salga lo mejor posible y se le dedica el tiempo máximo de terapia. Muchos niños salen del cáncer y se quedan con secuelas y hay que seguir atendiéndolos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios