Jóvenes con mascarilla en el interior de un bar. / Igor Martín

Los expertos aconsejan retirar las mascarillas después de Semana Santa

La Ponencia de Alertas propone que el fin de la obligatoriedad comience en los colegios, pero piden que se mantenga en hospitales, residencias y transporte público

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTO Madrid

Si el Gobierno decide finalmente adelantar a antes de Semana Santa la eliminación de la obligatoriedad de las mascarillas en interiores, no será con el aval de los especialistas. El Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas ya tienen sobre la mesa un documento en el que los expertos de la Ponencia de Alertas discrepan de los planes del departamento de Carolina Darias, que quería unas fiestas sin mascarilla, y proponen eliminar este elemento de protección después del Domingo de Resurrección.

El texto, elaborado por los técnicos de Sanidad y de las comunidades, aboga por una desescalada progresiva de las mascarillas, que comenzaría en los colegios y que por el momento, tendría la excepción de hospitales, residencias de mayores y transporte público, donde seguiría siendo obligatoria.

Además, los expertos de la Ponencia de Alertas recomiendan un «uso responsable» de la mascarilla en la población vulnerable, cuando no se pueda guardar un metro y medio de distancia de seguridad y en lugares donde no exista una buena ventilación, como los centros comerciales, supermercados, tiendas, cines, museos o bares. También aconsejan que se mantengan su utilización en centros de trabajo si no hay posibilidad de que circule el aire y si no se da un espacio suficiente entre los empleados.

Estaba previsto que el contenido del documento fuera debatido este martes por la Comisión de Salud Pública, en la que participan representantes del Ministerio de Sanidad y de las autonomías, pero ni siquiera se tomó en consideración. Todo queda abierto para el Consejo Interterritorial de Salud de este miércoles, que se reúne en Toledo, aunque de todas maneras, la última palabra la tendrá el Gobierno. Y en el caso de que el Ejecutivo quiera acabar con la obligatoriedad antes de Semana Santa, el calendario apremia, porque la decisión deberá tomarse en el Consejo de Ministros del próximo martes, ya que esta normativa está regulada por un real decreto.

Aunque el presidente Pedro Sánchez y la ministra Darias han insistido en que retirarían la mascarilla en interiores solamente cuando contaran con el aval de los científicos, el Ministerio de Sanidad planeaba retirar las mascarillas el 12 de abril, Martes Santo, una vez que se hubieran cumplido dos semanas del inicio de la 'gripalización' de la covid-19. El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, envió la semana pasada un correo electrónico a las comunidades en el que planteaba esa fecha. La respuesta mayoritaria fue que era demasiado temprano, dado que España mantiene una incidencia acumulada entre los mayores de 60 años (único dato disponible después de que se iniciara la nueva fase de vigilancia) por encima de los 400 casos por cada 100.000 habitantes a 14 días.

El Interterritorial deberá abordar el fin de las mascarillas, pese a que este asunto no figura en el orden del día, y las posturas entre las comunidades están enfrentadas. Madrid y Cataluña lideran a las que quieren suprimir ya este elemento de protección, pero su opinión choca con otro grupo, encabezado por País Vasco y Andalucía. El presidente andaluz, Juanma Moreno, fija un plazo de «mes y medio» para retirar las mascarillas, una vez que hayan concluido eventos como la Feria de Abril o la Semana Santa, con gran capacidad de aumentar el número de contagios.