Una pareja pasea con la mascarilla puesta. / Efe

España registra 39 fallecidos, la menor mortalidad de la quinta ola

La incidencia cae hasta los 60 casos, pero el retroceso de la pandemia se ralentiza

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDO Madrid

Dos meses después desde que España hollara la cumbre de la quinta ola por fin la mortalidad se contiene de manera clara. El Ministerio de Sanidad sumó hoy a sus estadísticas 39 fallecidos en las últimas 24 horas, la menor cifra de muertos desde el viernes 23 de julio, antes de que la nueva embestida del virus desatada por los desmanes de fin de curso empezara a tener reflejo en las morgues y los tanatorios.

El franco retroceso de la mortalidad tras semanas de mantenerse ajena al repliegue de la pandemia fue el dato más positivo de una jornada en la que las estadísticas del departamento que dirige Carolina Darias confirmaron que el retroceso de la quinta ola sigue ralentizándose y amenaza con frenarse en unos días. De hecho, la incidencia acumulada (IA) a 14 días registró su menor descenso desde que comenzara la bajada de la quinta ola: se situó en 60,60 casos por cada 100.000 habitantes tras reducirse menos de dos puntos. Aun así, en España no se veía una IA tan baja desde finales de julio de 2020 tras el gran encierro domiciliario de la primavera anterior.

Que España se acerca a una fase de estabilización en la caída de la incidencia también lo apuntan los casos diarios. Sanidad notificó este miércoles 2.761 nuevos contagios, una cifra significativamente superior a la de la jornada anterior, 2.290 positivos, y mayor que algunas jornadas de la semana pasada.

Aun así, la IA a 7 días se situó en 26, 98 casos, todavía menos de la mitad de la incidencia a 14 días, lo que augura que el retroceso de la pandemia aún aguantará algunos días más hasta el previsible estancamiento.