El coronel de la Guardia Civil, el consejero de Sanidad y la directora general de Salud Pública, en la rueda de prensa de esta mañana. / María Gil

Confinan Santoña durante 14 días por el aumento de contagios

En la localidad cántabra se cerrarán bares, restaurantes y comercios no esenciales; los colegios, fábricas y hoteles permanecerán abiertos, y la Guardia Civil controlará los acceso a la villa | «Se trata de una fase 2 intensiva», ha dicho el consejero, que ha recomendado a la población que «no salga de sus casas»

ÁLVARO MACHÍN Y GONZALO SELLERS

El Gobierno de Cantabria ha decidido levantar un cordón sanitario en la localidad de Santoña tras el aumento de contagios en el último mes. Sanidad ya había reconocido esta semana su preocupación por el incremento de casos en las últimas semanas en toda la región, con 1.173 casos activos. Pero Santoña, como ya adelantó este periódico, le inquietaba especialmente. Allí los positivos se están acumulando mucho más rápido que en los municipios de su entorno. Con un censo de 11.000 personas (en verano muchas más) tiene 64 casos activos, es decir, un ratio de 526 casos por cada 100.000 habitantes. Y superar la frontera de los 500 ya se considera peligroso, sobre todo teniendo en cuenta que la media en Cantabria es de 193.

En Laredo, con una población similar y con el desembarco masivo de turistas del País Vasco solo hay controlados 30 casos activos, según los datos oficiales de Sanidad. Mientras que Castro Urdiales, que le triplica en habitantes en cualquier momento del año, tiene prácticamente los mismos afectados por Covid, 66. En este enlace se pueden consultar los casos por municipios.

El consejero de Sanidad empezó la rueda de prensa hablando de una decisión «pensada, meditada y difícil, muy difícil». Miguel Rodríguez lo dijo antes de anunciar ese «cordón sanitario» en la villa marinera que entrará en vigor en cuanto se publique en el BOC (hoy mismo) y que se prolongará durante catorce días. ¿Qué supondrá? Que se restringe la libre entrada y salida de personas del municipio (sólo desplazamientos justificados), que se suspenden las visitas y las salidas en los centros residenciales, las actividades deportivas, de ocio o espectáculos y toda actividad hostelera salvo la preparación de comida para llevar a los domicilios (los hoteles seguirán abiertos, pero sin servicio de restauración y sin uso de zonas comunes). Los colegios y fábricas seguirán abiertos. Además, el número máximo de personas que pueden reunirse en bodas, entierros o cualquier evento será de diez. «Y se recomienda encarecidamente a la población no salir de sus domicilios». «Se trata de una fase 2 intensiva», ha dicho el consejero.

El Ejecutivo baraja varias causas de esta mayor incidencia del virus en Santoña. Además de los casos entre turistas y en reuniones familiares, algo común en toda la región, se da el caso particular del brote entre los trabajadores de la conservera Atunlo, que opera en el polígono industrial de Santoña y paralizó de forma temporal su actividad -hasta el 9 de septiembre- tras detectar en torno a una decena de contagios entre sus empleados. Esos positivos están «vinculados a dos celebraciones privadas en las que estaban presentes los trabajadores afectados». Los contagios, por tanto, no se produjeron en el interior de la fábrica, que tiene presente un protocolo de covid-19, cumpliendo «estrictamente» con todas las medidas sanitarias para garantizar la seguridad.