Borrar
Un local muestra en su puerta la exigencia de mostrar el pasaporte covid. ep
Las comunidades se dividen sobre el pasaporte covid

Las comunidades se dividen sobre el pasaporte covid

El certificado ha cumplido el objetivo de aumentar la vacunación, pero no ha evitado la explosión de casos provocada por ómicron

Álvaro Soto

Madrid

Domingo, 30 de enero 2022

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Asturias y Cataluña se han unido en los últimos días a Castilla y León, Castilla-La Mancha, Madrid y Extremadura y ya no exigirán el certificado covid para acceder a la hostelería o al ocio nocturno. Pero el País Vasco y otras diez autonomías lo mantienen porque lo siguen considerando útil. El futuro del pasaporte está en el aire en España, pero no en la Unión Europea, que lo sigue asumiendo como una herramienta clave para terminar con la pandemia.

Desde mediados de noviembre, los españoles se han familiarizado con el pase covid, el documento que refleja que una persona se ha vacunado, ha pasado la enfermedad o tiene una prueba negativa. En la mayoría de las comunidades ha sido la llave para acceder a los restaurantes, a los gimnasios o incluso a los hospitales. Su implantación buscaba dos fines: presionar a los antivacunas, bajo riesgo de quedar aislados de la vida social, y reducir la transmisión del virus en entornos donde habitualmente se relajan las medidas de protección personal. Los resultados han sido desiguales.

El primer objetivo se cumplió. Desde el 16 de noviembre hasta el 26 de diciembre, 523.000 negacionistas o reacios a vacunarse lo hicieron, aunque los números fueron más bien simbólicos: el 92% de los españoles había recibido una dosis a finales de diciembre (38.732.476 el día 27), frente al 90,7% de mitad de noviembre (38.209.702 el 16). Volvieron a verse filas en vacunódromos como el WiZink Center de Madrid o la Ciudad de las Artes de Valencia, pero en un país como España, con altos índices de inmunización, los expertos sabían que no se registrarían grandes crecimientos.

Casi 523.000 personas decidieron vacunarse desde noviembre, cuando las comunidades empezaron a exigirlo

«El pasaporte covid ha tenido cierta influencia en condicionar que algunas de las personas que no se habían vacunado lo hayan hecho, pero quedan aún tres millones sin querer vacunarse (mayores de 12 años y sobre todo de 29-59) y yo no creo que vaya a tener más impacto», señala el experto en Salud Pública José Martínez Olmos. «Es evidente que ha producido un aumento en la cobertura vacunal», resalta Fernando Moraga-Llop, vicepresidente de la Asociación Española de Vacunología. Mientras, en el resto de Europa, con un potente movimiento negacionista, la disyuntiva entre vacunarse o dejar de ver a amigos y familiares sí elevó, de modo notable, el ritmo de pinchazos.

Pero, como demuestran los datos, no se ha logrado reducir los contagios. «Con delta, el pasaporte covid sí servía porque las vacunas tenían eficacia para reducir las infecciones, pero con ómicron, eso no sucede», argumenta Moraga-Llop. Y aun así, el pasaporte covid sigue vigente en once autonomías. «No veo ningún problema en que se pida, no hace daño, y la gente que va a un establecimiento puede sentirse más segura», señala este experto, que esgrime una analogía: «Cuando pago en un local con tarjeta de crédito, quiero que me pidan el DNI. Pues aquí igual».

Más dudas muestra, sin embargo, Martínez Olmos: «Como desde el punto de vista de salud pública el certificado añade poco al control de la difusión del virus, en ese contexto creo que es difícil que los tribunales superiores de justicia apoyen la continuidad de la medida, aunque en el ámbito judicial es difícil pronosticar».

Válido durante nueve meses

Pero mientras España debate sobre el pasaporte covid, la Unión Europea lo tiene muy claro: solo podrán viajar sin restricciones por los 27 quienes lo posean, con la obligación, además, de que esté actualizado. El documento de vacunación será válido durante nueve meses tras su expedición, salvo que la persona reciba una dosis de refuerzo, en cuyo caso se prorrogará de manera indefinida.

La validez del certificado de recuperación (haber pasado la enfermedad) será de 180 días. Respecto a las pruebas diagnósticas, las PCR se aceptarán con un periodo máximo de 72 horas antes del viaje, pero el test de antígenos solo con 24 horas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios