Colegio de Médicos: la ley de Eutanasia es precipitada y con flecos sueltos

Consideran que antes que regular la eutanasia por ley era necesario desarrollar las unidades de cuidados paliativos «en sus extremos máximos»

EFE Santa Cruz de Tenerife

La Ley de la Eutanasia que entra en vigor este viernes en España es « precipitada, improvisada« y deja »un montón de flecos sueltos« que deberán resolver los tribunales, como el listado de objeción de conciencia, ha advertido el presidente del Colegio de Médicos de Tenerife, Rodrigo Martín.

El máximo responsable de los facultativos tinerfeños ha considerado, en declaraciones a EFE, que todos los órganos colegiados de España han coincidido en que antes que regular la eutanasia por ley era necesario desarrollar las unidades de cuidados paliativos «en sus extremos máximos».

En el caso de Canarias éste es además uno de los asuntos pendientes de la sanidad y en Tenerife, señaló Rodrigo Martín como ejemplo, hay un centro de paliativos pequeño y con escasa dotación de personal y medios en el antiguo Hospital del Tórax, y el resto lo efectúa la Atención Primaria pero igualmente con recursos precarios.

Consideran además los médicos que no era un buen momento para regular la eutanasia el actual, en coincidencia con la pandemia de coronavirus, pues se trata de «una especie de publicidad» hecha con urgencia y con cuestiones pendientes, como la de dónde se gestionará el listado de objetores de conciencia y el nombramiento del comité que debe evaluar los casos.

Al respecto, Rodrigo Martín precisa que los colegios de médicos consideran que deben asumir la gestión de este listado, lo que no ha aprobado el Ministerio de Sanidad, por lo que una posibilidad es que el Servicio Canario de la Salud (SCS) establezca un registro y luego se haga el listado en cada centro de trabajo de los médicos.

Sin embargo en este ámbito se plantea una duda jurídica importante, continuó Rodrigo Martín, por cuanto nadie puede obligar a un médico a inscribirse en un listado y expresar explícitamente sus creencias, lo que entiende que dará origen a casos que tendrán que resolver los tribunales.

Otro asunto pendiente de resolver es el comité de evaluación, que deberá estar formado por un mínimo de siete personas con médicos, enfermeros y abogados pero cuyo desarrollo se hará según el criterio de cada Comunidad Autónoma.

En este ámbito Rodrigo Martín ha lamentado que el Colegio de Médicos de Tenerife recibió hoy una llamada de la Dirección General del SCS para pedir que designase al representante del órgano colegiado en el comité, pero con la precisión de que fuese un abogado.

Por ello el Colegio de Médicos busca a un representante que sea a la vez médico y abogado pero sobre todo, primando el primer aspecto, ha añadido Martín.

El presidente del Colegio de Médicos de Tenerife ha subrayado que los facultativos no se oponen a una ley de eutanasia, puesto que puede haber casos en la que esté indicada y que deberá evaluar el comité, pero ha insistido en que se ha hecho de forma muy precipitada y dejando aspectos esenciales al criterio de las comunidades autónomas y, en última instancia, de los tribunales.