Aplicaciones ginecológicas del Plasma Rico en Plaquetas

Desde hace unos años se escucha hablar de la utilización del Plasma Rico en Plaquetas (PRP) en diversos ámbitos, principalmente en la estética y en la ortopedia, así como parte de las terapias relacionadas con el tratamiento de pacientes quemados. La aplicación de PRP es considerado una transfusión autóloga, por tratarse de un recurso propio. Los riesgos son mínimos, siempre y cuando se realice de forma aséptica por personal entrenado.

CANARIAS7 / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

El PRP es un concentrado de plaquetas que se obtiene al centrifugar la sangre que se extrae de un paciente. La sección resultante tiene una concentración de plaquetas cuatro veces mayor a la del concentración normal de la sangre en el cuerpo, antes de someterla a un proceso de centrifugación. Con la inyección de esta fracción de PRP buscamos revertir los signos del envejecimiento de las mucosas y de la piel por acción de estos factores de crecimientos liberados.

Se activarán los fibroblastos responsables de la síntesis de colágeno, elastina y ácido hialurónico, componentes indispensables para mantener la estructura de los tejidos. También por su acción se estimula la angiogénesis (formación de nuevos vasos sanguíneos) y la mitogénesis (formación de nuevas células). Todos estos cambios mejoran la sequedad, la atrofia, la flaccidez, las discromías (alteraciones del color) y mejora la textura, el tono, el color, el brillo y la luminosidad de la piel y mucosas.

La novedad de esta técnica es que se trata de un tratamiento no hormonal. El plasma Rico en plaquetas es un concentrado que se deriva de una muestra de sangre de la propia paciente. Es así como encontramos que después de aplicar el PRP, la piel puede sentirse más lisa, suave y joven. Lo mismo sucede a nivel de la mucosa vaginal: se estimula la secreción de ácido hialurónico, colágeno y elastina, lo que mejora la lubricación del canal vaginal y evita el dolor durante las relaciones.

Efectos

Además el PRP, puede aplicarse conjuntamente con otros tratamientos para mejorar otros padecimientos vaginales o ginecoestéticos.Aunque en cada persona puede tener una respuesta diferente, al tratamiento con PRP de la zona genital y de la respuesta sexual tiene los siguientes efectos:

• Mayor excitación de la estimulación del clítoris

• Piel más joven y suave alrededor de la vagina

• Orgasmos más intensos

• Orgasmos más frecuentes

• Aumento del deseo sexual

• Aumento de la capacidad de tener orgasmo vaginal

• Disminución del dolor en mujeres con dispareunia (coito doloroso)

• Aumento de lubricación natural

• Disminución de la incontinencia urinaria

La frecuencia de sesiones es de una cada mes haciendo un máximo de 3 al año. Tras el tratamiento se puede reanudar de inmediato la actividad normal y a las 24 horas la actividad sexual. Los resultados para algunas mujeres son rápidos y en otros casos se requieren varias semanas para lograr los efectos deseados.

Respecto a la cantidad de PRP que se utiliza en los procedimientos de tipo ginecológico, esta es mínima. Generalmente, con una extracción de sangre de hasta 10 cc se logra el volumen (pequeño) necesario para cada caso. Es obvio que mientras más extensa sea el área, más plasma se requiere. Pero este no es el caso en la ginecología.