Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este miércoles 21 de febrero
Fumigación de la zona donde se detectó el insecto en Santa Cruz de Tenerife. C7
20.000 mosquitos analizados y un fin: evitar que el dengue esté en Canarias

20.000 mosquitos analizados y un fin: evitar que el dengue esté en Canarias

Un total de 635 trampas de insectos se estudian todas las semanas dentro del plan de vigilancia del Aedes aegypti, transmisor de la enfermedad

Carmen Delia Aranda

Las Palmas de Gran Canaria

Lunes, 12 de junio 2023, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Canarias mantiene un pulso continuo y silencioso con el mosquito Aedes aegypti, un vector de transmisión de enfermedades como el dengue, el zika, la fiebre amarilla o el chicungunya, que por suerte no están presentes en el archipiélago, salvo casos esporádicos importados, principalmente de dengue.

Para controlar su presencia, hay un total de 635 trampas instaladas en 23 posibles puntos de entrada del mosquito al archipiélago; sobre todo en puertos, aeropuertos, invernaderos con plantas importadas y zonas habitadas. Allí los señuelos se revisan semanalmente y se envían al Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias (Iuetspc), de la Universidad de La Laguna.

«En el último año, hemos cogido 20.000 mosquitos que se han analizado uno a uno», explica el técnico del Servicio de Sanidad Ambiental de la Dirección General de Salud Pública, Manuel Herrera, sobre la ingente labor del Laboratorio de Entomología Médica del Iuetspc.

De momento, el departamento del Gobierno de Canarias va ganando la batalla y los intentos del mosquito de instalarse en el archipiélago han sido vanos. La primera incursión del insecto fue en Fuerteventura, en diciembre 2017, donde se logró erradicar. El 10 de marzo 2022 se hallaron dos larvas en la zona portuaria de Santa Cruz de La Palma. Desde entonces, pese a las miles de revisiones efectuadas, no se han detectado más ejemplares ni larvas. «Si todo sigue así, se podrá dar por erradicado en La Palma el 10 de septiembre», señala Herrera.

La última ofensiva del mosquito ha tenido como escenario Santa Cruz de Tenerife, donde, en diciembre de 2022, se hallaron varios ejemplares en una vivienda del barrio de El Toscal. Desde entonces, se han detectado seis adultos en distintos momentos en la zona portuaria, en especial en la terminal de cruceros. El último de ellos se localizó el 9 de mayo. Ahora, solo se podrá dar por erradicado al mosquito en Tenerife si no vuelve a aparecer ningún ejemplar del insecto en los próximos 18 meses, señala el técnico de Sanidad Ambiental.

La presencia del mosquito, aún latente en el caso de Tenerife y La Palma, explica la mayor abundancia de trampas en ambas islas; 196 en la primera y 133 en la segunda. Pero la vigilancia entomológica se realiza en todo el archipiélago. Gran Canaria cuenta con 75 trampas, Fuerteventura con 86, La Gomera tiene 43; El Hierro, 34 y Lanzarote, 68.

«Revisar las 635 trampas todas las semanas es un trabajo arduo, pero necesario», comenta Herrera. El técnico recuerda que el Aedes aegypti necesita para vivir temperaturas que oscilen entre los 15 grados de mínima y los 27 de máxima. «Para él Canarias es un sitio ideal», comenta.

De hecho, para el insecto la Macaronesia es maravillosa y ya se ha instalado en todos los archipiélagos que la componen, salvo en el canario.

Así, en Madeira el vector de transmisión habita en la isla desde 2009, indica Herrera, que destaca el fuerte golpe que ocasionó la presencia del mosquito en el sector turístico. También en Cabo Verde el mosquito ha supuesto un grave problema de salud pública, ocasionando epidemias que han provocado alrededor de 25.000 casos. «También lo tienen en Mauritania, en Senegal y en Azores», añade Herrera.

La presencia del Aedes aegypti en los archipiélagos circundantes supone un problema, sobre todo porque estas islas están en las rutas de los cruceros que atracan en Canarias.

Principal puerta de entrada

«Los mosquitos no vienen volando. Entran con personas o mercancías; en la ropa, rara vez en el interior de un avión, no es habitual. En el caso de Canarias, la inmensa mayoría de los insectos entran con los cruceros. De las ocho detecciones que hemos realizado hasta ahora, seis han sido en la terminal de cruceros en la temporada alta, de octubre a abril. El último mosquito lo detectamos en un crucero en mayo», indica el técnico sobre el ejemplar hallado en el puerto de Santa Cruz de Tenerife.

Otra posible entrada son las plantas importadas. De hecho, el primer ejemplar de Aedes aegypti encontrado en Santa Cruz de Tenerife llegó a una vivienda a través de una orquídea.

Determinar el origen

En el Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales, además de realizar el análisis molecular de los mosquitos mediante extracción del ADN para confirmar si se trata de un vector o no, a los que resultan ser Aedes aegypti se les realiza un análisis filogenético para determinar de qué familia proceden e identificar su origen geográfico, explica el técnico de Sanidad Ambiental.

En todo caso, su procedencia ya se conoce; en su mayoría provienen de Madeira y viajan en barco. «Hay meses que llegan 17 cruceros, que traen a entre 50.000 y 70.000 personas. El turismo está muy bien, pero también es un riesgo», sostiene Herrera.

«Estamos intentando frenar la entrada desde el origen, trabajando con las autoridades de Madeira y aplicando medidas en los cruceros. Hemos instalado trampas en algunos de ellos», comenta sobre el último episodio de esta larga contienda.

Confusión respecto a la finalidad

El objetivo del despliegue de Salud Pública, aclara el técnico de Sanidad Ambiental, Manuel Herrera, no es vigilar el mosquito, sino un tipo de enfermedades; las arbovirosis, que incluye el dengue, el zika, la fiebre amarilla y el chicungunya.

«Al menos, el 50% de quienes padecen estas enfermedades son personas asintomáticas y, por ello, no acuden a los centros de salud. Es imposible tener el control de esas personas», explica Herrera que entiende que la vía más eficaz para evitar la propagación de estas enfermedades es vigilar el mosquito que puede transmitirlas.

«El objetivo del sistema de control y vigilancia es eliminar el riesgo de padecer estas enfermedades», indica el experto.

En el caso de Canarias, la infección por arbovirus más presente es la del dengue a través de casos importados, la mayoría de personas que habían estado en Cuba. «Entre 2017 y 2021 se detectaron en Canarias 24 casos, el 85% de ellos de Cuba. En 2022, hubo 14. En lo que llevamos de año se han identificado dos casos, ambos de personas que estuvieron en Cuba», apunta.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios