Imagen del encierro. /Afp

Imagen del encierro. / Afp

Limpio aunque peligroso primer encierro en Pamplona

Ha sido rápido, poco más de 2 minutos y medio, y se ha saldado sin cornadas, pero con cinco trasladados a los hospitales

IÑAKI ARIZMENDI Pamplona

Pamplona ha vuelto a retomar hoy los encierros tras el parón de la pandemia y lo ha hecho con un encierro limpio, aunque peligroso, de los toros de la ganadería Núñez del Cuvillo.

Si bien el comportamiento de los astados ha sido noble, se ha producido un momento peligroso en el Ayuntamiento, sin que se hayan registrado cornadas. La manada, que ha ido agrupada durante la primera parte del recorrido, se ha partido en la calle Estafeta, donde se han podido disfrutar muy bonitas carreras y cierto peligro en el tramo final.

El amago de montonera en la entrada de la plaza ha traído momentos de tensión, pero finalmente los toros lo han superado limpiamente. El encierro ha sido rápido, poco más de 2 minutos y medio, se salda sin cornadas, pero con cinco trasladados a los hospitales.

A las 8 en punto de la mañana ha sonado el cohete que anunciaba el tan esperado primer encierro, sin embargo, los toros han tardado unos segundos en salir de los corrales del gas. Eso sí, una vez que han cogido ritmo, prácticamente no han parado hasta la entrada en la plaza.

En la Cuesta de Santo Domingo se han producido algunos resbalones, que no han tenido mayor trascendencia porque los astados seguían veloces a los mansos que abrían manada. A medida que ha avanzado el encierro la manada se ha ido estirando progresivamente, permitiendo bonitas carreras de los mozos.

Galería.

En la curva de Mercaderes el toro que iba en cabeza ha resbalado y el resto de astados ha chocado también contra los tableros, pero se han levantado rápidamente y han enfilado veloces la ascendente calle Estafeta.

Dos cabestros han tomado la delantera, lo que ha permitido que los corredores buscasen el hueco entre las astas de los toros que venían por detrás. Al llegar a Telefónica se han producido algunas caídas más, también sin consecuencias reseñables, más allá de alguna contusión, pero ha servido para que la manada se reagrupara.

El momento de más tensión se ha vivido en el callejón, donde un mozo ha caído al suelo tras ser golpeado por el pitón de un cabestro y tras esto varios mozos se han caído a derecha e izquierda simultáneamente, estrechando el paso que quedaba libre para la manada, que ha arrollado a algunos de los mozos. Tras superar esta pequeña montonera, los toros han accedido a los chiqueros de la plaza sin mayor contratiempo y sin entretenerse mucho en el albero.

Miles de pamploneses honran a San Fermín tras dos años sin procesión

Miles de pamploneses han acudido este jueves al centro de la capital navarra para asistir a la procesión en honor a San Fermín. A las diez de la mañana, la corporación municipal, encabezada por el alcalde, Enrique Maya, ha salido de la Casa Consistorial y, acompañada por la comparsa de Gigantes y Cabezudos, La Pamplonesa, txistularis, gaiteros, timbaleros, libreas y maceros, ente otros, se ha dirigido a la Catedral para recoger al Cabildo. Juntos, se han trasladado hasta la Capilla de San Fermín, desde donde el santo ha salido en procesión por las calles del Casco Antiguo entre los aplausos de los pamploneses.

Con la imagen de San Fermín en la calle han llegado los llamados 'momenticos', como la jota al 'Glorioso San Fermín' en la plaza del Consejo interpretada por la Coral Santiago de la Txantrea, la del 'Pocico' de San Cernin en la que se colocan flores en la peana del Santo al son del 'Agur Jaunak', la jota de Canta et Yanta 'Quieren todos cantar', en la confluencia de San Antón y Taconera, o la jota de Los Amigos del Arte en la calle Mayor.

En torno a las 12.15 horas, el santo ha retornado ya a su capilla en San Lorenzo y ha comenzado la misa en honor a San Fermín, oficiada por el arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez, y el Cabildo Catedralicio.