El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, en una imagen de archivo. / R. C.

Planas defiende a todo el sector ganadero frente a las críticas de Garzón

El ministro de Agricultura puntualiza al de Consumo que el Gobierno apoya todas las explotaciones, «extensivas e intensivas»

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha salido en defensa de todo el sector ganadero español, sin matizar el tipo de explotación que se trate, después de que el ministro de Consumo, Alberto Garzón, haya puesto en entredicho el funcionamiento de las macrogranjas en una polémica que no cesa durante los últimos días. Planas no ha hecho ninguna referencia directa a su compañero de gabinete, pero sí ha indicado que su «responsabilidad e interés» es con todo el sector ganadero.

Se trata de las primeras declaraciones públicas que el titular de Agricultura realiza -lo ha hecho en una entrevista en la Cadena SER- después del revuelo formado tras la entrevista concedida por Garzón a 'The Guardian' en el que insistía en su crítica a las grandes explotaciones intensivas de ganado españolas y la calidad de la carne que de ahí sale. «Puedo decir en voz alta siempre, que es un sector clave en nuestra alimentación, en nuestra economía y en la realidad de muchas zonas rurales de España», ha afirmado Planas, quien ha recordado que se trata de «un sector potente».

Por eso, ha agregado, «tanto la ganadería intensiva como la extensiva las apoya plenamente el Gobierno». Planas no ha querido hacer ninguna distinción para evitar que la crítica de Garzón siga convirtiéndose en un problema ante los ganaderos, sobre todo de cara a las inminentes elecciones autonómicas de Castilla y León. El ministro de Agricultura ha apostado por «trabajar juntos» con comunidades y ayuntamientos para «el objetivo común de mayor sostenibilidad económica, ambiental y social de la ganadería». Y ha recordado que el Ejecutivo ha aprobado varios decretos para regular las condiciones y características de las granjas tanto de cerdos como de ganado bovino.

No es la primera vez que Planas tiene que salir en defensa del sector ganadero por unas controvertidas declaraciones de Garzón. El verano pasado, el titular de Consumo cargaba contra el consumo de carne por las emisiones que las explotaciones ganaderas provocaban en el medio ambiente. La polémica del chuletón obligó incluso al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a pronunciarse a favor de este plato culinario. Y Planas, en una entrevista concedida a este diario, explicaba que no le gustaba «quien señala con el dedo a mis agricultores y ganaderos como los mayores emisores, porque no es verdad».

Apenas seis meses después, la polémica sobre las macrogranjas planea sobre la precampaña autonómica de Castilla y León. Esta misma mañana, el presidente del PP, Pablo Casado, exigía a Pedro Sánchez que cese al ministro de Consumo por sus «ataques» a los agricultores y ganaderos, a quienes «los ministros quitan el sueño». «Pido una rectificación, una disculpa, que se asuman responsabilidades», ha demandado Casado en una intervención en la clausura de la Intermunicipal del PP de Castilla y León que ha realizado de forma telemática por su positivo en Covid-19, mientras espera volver esta semana al trabajo presencial tras hacerse una nueva prueba el lunes.