Borrar
La madre de Texeida ha lanzado un llamamiento en redes sociales para denunciar la situación. Arcadio Suárez

«Texeida salió del cole y cayó en una lista de espera que nadie desvela»

Una familia de Santa Lucía reclama una plaza para su hija en un Centro Ocupacional. Desde junio de 2021 está en casa y sin actividad

Gaumet Florido

Santa Lucía de Tirajana

Lunes, 16 de enero 2023, 12:54

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Texeida tiene 22 años y una discapacidad intelectual del 77% que le lleva a precisar de la ayuda de una tercera persona en su día a día, dos circunstancias que la han llevado a quedarse casi fuera del sistema, sin colegio y sin actividad, sumida en un limbo administrativo. Su única salida pasa por esperar por una plaza en un Centro Ocupacional, el tipo de recurso previsto para personas de más de 21 años y con este tipo de discapacidad.

Su madre, Ruth Santana, que reside en Santa Lucía de Tirajana, no aguantó más y contó a los cuatro vientos la situación de «invisibilidad» en la que ha quedado su hija. «Texeida salió del cole en 2021 y cayó en una lista de espera que parece que no existe, o que nadie desvela ni conoce», se queja. Grabó un vídeo junto a su hija que no ha tardado en hacerse viral y que, al menos, le ha abierto las puertas de algunos despachos.

Así ha logrado que la reciban esta semana la consejera de Derechos Sociales del Gobierno canario, Noemí Santana, y la de Política Social del Cabildo, Isabel Mena. El alcalde de Santa Lucía, Francisco García, se ha ofrecido a gestionarle una salida.

Ruth solicitó una plaza antes de que Texeida acabara sus clases en el Petra Lorenzo de Telde, un centro de educación especial para menores con necesidades especiales. Allí pueden estar hasta los 21 años y luego deben pasar a un centro ocupacional, pero hay más demanda que oferta de plazas y Texeida se quedó estancada y a la espera cuando acabó su último curso en el colegio.

Ruth Santana y su hija Texeida, abrazadas y sonrientes, esperan una solución para la joven.
Ruth Santana y su hija Texeida, abrazadas y sonrientes, esperan una solución para la joven. Arcadio Suárez

Desde entonces su madre no ha parado, mes tras mes, de llamar al Cabildo para preguntar si había sitio para su hija. Texeida se entristecía cada vez que se sacaba el tema o cuando detectaba en chats de wasap con amigas o sus primas que ella no estaba como las demás, estudiando o yendo a clases.

El detonante, una plaza vacante

Apunta Ruth que su hija es «una niña muy alegre, que siempre está contenta» y eso hizo que hasta ahora no llegase a darse cuenta de que esta situación le está afectando a la salud. El detonante se produjo días atrás. Iban juntas en el coche y Texeida escuchó una conversación en la que se apuntaba que había una plaza vacante en el Centro Ocupacional de Santa Lucía, pero que no podía ser para ella porque no cumple con los requisitos. Texeida requiere de apoyo para sus tareas y la plaza era para un usuario con autonomía.

«Le entró un cuadro de ansiedad que me encendió todas las alarmas», confiesa Ruth Santana. Ahora le cuadraba todo. Casó esa reacción que tuvo con otros síntomas que había venido manifestando en los últimos meses, como alteraciones en el sueño, ligera falta de apetito y la caída del pelo. «Le hicimos pruebas y sin embargo no dieron con la causa, no sabíamos de qué era».

Ruth deja claro que aunque el objetivo de su lucha es encontrar una plaza para su hija, para que le ayuden a ganar en autonomía y a potenciar sus otras capacidades, también busca dar visibilidad a un colectivo que parece olvidado. «Hay más familias como yo que nos estamos juntando para fundar una plataforma».

Las ha conocido gracias al proyecto Suma, una iniciativa social vinculada al Club Baloncesto Gran Canaria y la única actividad a la que ha podido acudir Texeida en estos dos años. Va dos veces en semana.

El Cabildo busca una solución

Isabel Mena, consejera de Política Social del Cabildo, detalla que todas las plazas del Centro Ocupacional de Santa Lucía, con capacidad para 32 usuarios, 6 con necesidad de tercera persona, están ocupadas, al igual que en los municipios limítrofes, por lo que «intentamos buscar una solución» para Teixeda. Las listas de reserva para estos centros, explica, son municipales.

En el texto que la familia ha colgado en Charge.org para conseguir firmas de apoyo -ya ha conseguido más de 1.000- se alude al municipio de Santa Lucía de Tirajana, pero se dice que puede ser cualquier otro de la isla. Lo que les urge es que Texeida pueda seguir con su formación y realizar actividades.

Salvo en la capital, donde existen servicios más especializados como los que prestan las entidades Adepsi y Aprosu, en la mayoría de los municipios de Gran Canaria la oferta para la atención a las personas mayores de 21 años con discapacidad intelectual no severa se limita a los centros ocupacionales que gestionan los ayuntamientos.

Entre todos los existentes la oferta de plazas es de 1.029, de las que 506 son para personas autónomas y las otras 523 se reservan para las necesitadas de tercera persona. La proporción de unas y otras varía en cada centro ocupacional. Aunque su gestión es municipal, el Cabildo tutela las listas de reserva, que procura reducir sin traslados a otros municipios, pero sin descartarlos.

Para los casos más severos, recuerda Isabel Mena, el Cabildo cuenta con 120 plazas repartidas en cuatro Centros de Atención a la Discapacidad Intelectual (CADI).

Mena detalla que Teixeda ocupaba el séptimo puesto en la lista de reserva para entrar en el Centro Ocupacional de Santa Lucía y que ha avanzado hasta el quinto tras liberarse y ocuparse dos plazas para personas autónomas. Las otras, sin embargo, están ocupadas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios