El papa Francisco. / AFP

El Papa refuerza la vía disciplinaria para combatir los abusos a menores

Con un 'motu proprio' Francisco reorganiza la Congregación para la Doctrina de la Fe en dos secciones, una doctrinal y otra que se encarga de la pederastia

DARIO MENOR Corresponsal en Roma

En un gesto que reconoce que la crisis que sufre la Iglesia católica debido a los abusos sexuales a menores cometidos por eclesiásticos no es pasajera, el papa Francisco firmó un 'motu proprio' el pasado viernes, aunque no fue hecho público hasta este lunes, en el que modifica la estructura jurídica de la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF), el antiguo Tribunal del Santo Oficio. Con este nuevo texto magisterial, este 'ministerio' vaticano que se encarga de afrontar los casos de pederastia queda dividido en dos secciones, la doctrinal y la disciplinaria, reconociendo así una realidad que ya existía en la práctica.

La primera sección, formada por teólogos, se encarga de la defensa de la doctrina católica, lo que incluye la verificación de textos religiosos para evitar desviaciones consideradas peligrosas por Roma y la revisión de los documentos realizados por otros departamentos de la Santa Sede. Es la segunda sección, la disciplinaria, la que investiga y juzga los casos de 'delicta graviora', los delitos más graves, entre los que están los abusos sexuales. Desde que el tratamiento de estos crímenes se centralizó en la CDF en 2001, cuando estaba al frente de ella el entonces cardenal Joseph Ratzinger y era Papa Juan Pablo II, un número cada vez mayor de canonistas se han ido sumando al 'ministerio' para hacerse cargo de los casos de pederastia.

Hoy la mayor parte de los recursos de este departamento vaticano están dedicados precisamente a tratar de responder a los abusos debido a las sucesivas crisis que han ido sucediéndose en los países: Estados Unidos, Irlanda, Australia, Bélgica, Alemania, Francia... Además de fijar la sección disciplinar de la CDF en la estructura interna de la Santa Sede, con su nuevo 'motu proprio' el Papa también dota a cada una de las dos secciones, la doctrinal y la disciplinaria, de su propio responsable.

Serán de esta manera dos secretarios (uno teólogo y otro canonista) quienes reportarán ante el prefecto del dicasterio, un cargo que ocupa ahora mismo el cardenal jesuita mallorquín Luis Francisco Ladaria Ferrer, de 77 años. Uno de los nombres que a buen seguro Francisco barajará cuando busque un sucesor a Ladaria será el de Charles Scicluna, arzobispo de Malta, actual secretario adjunto de la CDF y uno de los mayores expertos con que cuenta hoy la Iglesia católica en la lucha contra la pederastia.