Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este lunes 26 de febrero
Imagen de archivo de los juzgados en Santa Cruz de Tenerife. C7
Nueve años de prisión por agredir sexualmente a su sobrino menor de edad

Nueve años de prisión por agredir sexualmente a su sobrino menor de edad

El acusado aprovechaba cuando el menor iba al domicilio de su abuela -con la que convivía- y se quedaba a solas con él.

Efe

Las Palmas de Gran Canaria

Lunes, 1 de enero 2024, 12:37

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife ha sentenciado a un hombre a nueve años de prisión por ser considerado autor de una agresión sexual continua hacia su sobrino menor de edad. Además, se le ordena mantenerse alejado del menor por 500 metros durante quince años después de su liberación.

La sentencia incluye el pago de 6.000 euros como indemnización por parte del condenado, así como la prohibición de ejercer trabajos relacionados con menores durante un período adicional de diez años.

Según la Sala, se ha demostrado que a lo largo de 2018, el procesado, siendo consciente de la minoría de edad de su familiar, llevó a cabo repetidas relaciones sexuales completas en la casa de la abuela y en su propio domicilio. Las agresiones cesaron cuando el menor se mudó a Londres, luego de que la madre descubriera los contactos del hijo con hombres, tal como le informó el tío.

El juicio

Inicialmente, la Fiscalía solicitaba una pena de 12 años de prisión, junto con diversas medidas, como órdenes de alejamiento, participación en cursos de reorientación sexual y prohibición de trabajar con menores, así como la determinación de la indemnización en su momento.

En el transcurso del juicio, quedó demostrado que durante 2018, casi todos los fines de semana, el menor de 16 años visitaba a su abuela, quien estaba bajo el cuidado de su tío de 48 años, que mostraba interés constante en su paradero.

Durante la vista, el joven admitió que en aquellos tiempos tenía una actitud narcisista, pensando que podía tener lo que quisiera de los hombres y creyendo falsamente que ejercía poder sobre ellos, cuando en realidad era «simplemente un juguete», relató. Aunque en principio dudó en presentar la denuncia por sentirse culpable, reconoció que en ese momento era un niño y su tío un adulto con lo que no tenía poder sino que era una víctima.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios