Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este martes 23 de julio
El encuentro ha tenido lugar en los jardines de Casa de la Condesa. Arcadio Suárez

Los niños saharauis del programa 'Vacaciones en paz' aterrizan en Canarias

Ciento y un menores procedentes de los campos de refugiados de Tinduf (Argelia) pasarán el verano con familias de las islas

CANARIAS7

Las Palmas de Gran Canaria

Viernes, 14 de julio 2023, 09:51

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Las familias canarias que participan en el programa 'Vacaciones en paz' han recibido esta mañana a los niños saharauis que van a pasar el verano en las islas. El encuentro ha tenido lugar este viernes en los jardines de Casa de la Condesa.

En total, 101 menores procedentes de los campos de refugiados de Tinduf (Argelia) llegaron esta madrugada al aeropuerto de Gran Canaria para pasar la época estival con familias de acogida.

El programa 'Vacaciones en paz' consiste en la acogida de niños y niñas saharauis entre 10 y 12 años por parte de familias residentes en España, durante los meses de verano. La estancia es en régimen de acogimiento temporal responsabilizándose éstas del alojamiento, la manutención y parte de la educación de los niños.

Los niños saharauis viven en campamentos de refugiados en las proximidades de la ciudad argelina de Tindouf, una de las zonas más inhóspitas del desierto del Sahara. Entre otros objetivos, el programa ofrece a los menores una alternativa a las condiciones en que viven allí durante los dos meses en que las temperaturas alcanzadas en los campamentos pueden llegar a 50 grados. Durante su estancia en España, tendrán también la oportunidad de realizar un reconocimiento médico o recibir tratamientos, así como tratar las frecuentes anemias debidas a una deficiente alimentación.

Juan Pablo Rodríguez, concejal de Solidaridad, y Nayra Navarro, edil de Cultura, fueron los encargados de dar la bienvenida a los más pequeños que, «aunque estaban un poco cansados, ya que el avión llegó de madrugada, una hora antes de lo previsto», puntualiza Rodríguez, disfrutaron de un recibimiento «muy especial, emotivo y bonito» en el que las lágrimas de emoción, tanto de los niños y niñas como de las familias acogientes, fueron protagonistas.

«Al llegar al parque y ver todo lo que había preparado para ellos, las caritas de cansados se transformaron en sonrisas, alegría y felicidad», concluye Navarro.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios