Más de 200.000 personas sufrirán inundaciones costeras en 2050

29/10/2019

La crisis climática pone en riesgo a más de 200.000 españoles. 300 millones de hogares están en riesgo de inundación, según un estudio publicado este martes en la revista Nature Communications, y en Canarias ya han comenzado a notarse los efectos de la subida del mar.

Esta misma semana ondeaba la bandera roja en todas las playas de la costa teldense por la situación adversa del mar. Las mareas extremas (muy altas y muy bajas) registradas en todo el litoral de la isla, coincidiendo con la Luna nueva, provocaron rebosos en las costas, y en algunas zonas obligaron a extremar las precauciones. En la playa de Arinaga, el agua llegó serena prácticamente hasta el mismo paseo, y en la playa de Melenara la marea provocó un reboso de agua que llegó a la zona del barranco que conecta con la playa.

La estampa choca, pero no es nueva. El Plan de Gestión de Riesgos de Inundación, publicado el pasado agosto en el Boletín Oficial de Canarias (BOC), identificaba un total de 43 puntos de riesgo potencial significativo de inundación solamente en el litoral grancanario. En el documento, San Bartolomé de Tirajana podría ser el principal perjudicado con la subida progresiva del mar, con 10 zonas inundables, seguido de Mogán, con 7, Telde con 6 y Las Palmas de Gran Canaria, con 4. Es, precisamente, en la capital donde se verían afectados un mayor número de hogares, debido a la densidad de la población, entre 30.000 y 32.0000 personas, según las estimaciones realizadas en el estudio.

Si bien los efectos son ya notorios a nivel local, otro estudio publicado este martes en la revista Nature Communications no dibuja un futuro nada halagüeño para el resto de España, y menos aún a nivel mundial. Más de 200.000 personas estarán en España en 2050 expuestas de forma periódica a las inundaciones costeras causadas por el cambio climático.

Los científicos elevan esa cifra de afectados en España a 340.000 en el año 2100 en el peor de los escenarios: con emisiones altas de los gases. Además, si las emisiones no disminuyen, el número de personas que vivirían en España por debajo del nivel de la marea alta del mar rondaría las 200.000 personas al final del siglo.

Zonas en riesgo

El modelo de cálculo utilizado por Climate Central, encargado de la elaboración del estudio, permite, al contrario de los sistemas utilizados hasta ahora, discriminar las copas de los árboles y los tejados de las casas, que hacían que las costas parecieran menos vulnerables de lo que son en realidad.

La investigación pone de relieve que las zonas españolas más vulnerables serán Doñana, numerosas áreas de Huelva y Cádiz y el Delta del Ebro.

Además, los científicos han diseñado un mapa interactivo que predice cómo afectará el aumento del nivel del mar en miles de lugares y en distintos escenarios: desde que las emisiones continúen sin apenas restricciones hasta que se produzcan unas reducciones "extremas" de carbono.

Así, el mapa permite comprobar cómo afectarán esos fenómenos en una veintena de puntos españoles: desde Pasajes (Guipúzcoa) hasta La Coruña o Vigo, en el norte; desde Huelva hasta Algeciras en el suroeste; o desde Málaga hasta Barcelona en el litoral mediterráneo.

Más de 200.000 personas sufrirán inundaciones costeras en 2050

Los datos revelan que en 2050 las tierras en las que hoy residen unos 300 millones de personas se inundarán "al menos" una vez al año, una cifra que las estimaciones anteriores cifraban en 80 millones de personas.

La investigación aporta datos individualizados de un total de 135 países y señala que en seis países asiáticos (China, Bangladesh, India, Vietnam, Indonesia y Tailandia) viven unos 237 millones de personas que sufrirán inundaciones al menos una vez al año si no se construyen las defensas costeras adecuadas.

El investigador Benjamin Strauss, director de Climate Central, ha subrayado que el Acuerdo de París contra el cambio climático "debería ser suficiente" para evitar los peores escenarios, aunque a su juicio no se puede corroborar esto "con total certeza".

"Muchos de los efectos del cambio climático son ya irreversibles, pero nunca será demasiado tarde para que reduzcamos sus efectos reduciendo la contaminación ", ha señalado Strauss.

Las estimaciones más optimistas sobre el aumento del nivel del mar que usa la investigación se sustentan sobre la teoría de que las capas de hielo se mantendrán más o menos estables durante las próximas décadas.

Porque el estudio alerta de que si las cosas empeoran y las capas de hielo se vuelven más inestables y se reducen de una forma significativa, el riesgo de inundación anual en España en el año 2100 afectaría a unas 700.000 personas.

Un proceso lento, pero imparable

Benjamin Strauss ha explicado que, igual que el hielo de un congelador no se descongela en el momento que se desenchufa, las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida tampoco responden instantáneamente al calentamiento; "las capas de hielo aún no se han acercado a alcanzar el calentamiento que ya hemos causado, pero podemos empeorar las cosas si contaminamos más".

El estudio pone de relieve cuáles serían los beneficios de una importante reducción de las emisiones, y señala por ejemplo que una rápida reducción de los gases de efecto invernadero salvaría a unos 50 millones de personas en el mundo de sufrir inundaciones costeras cada año a finales del siglo.

O, en el otro extremo, si no se produjera una reducción importante de esas emisiones, el mar crecerá hasta sumergir por completo lugares en los que en la actualidad viven 40 millones de personas.

Los científicos han incidido en que, gracias a este estudio, todas las autoridades disponen ya de datos, incluso a pequeña escala y a nivel local, sobre el riesgo de inundaciones y de la subida del nivel del mar, una información que pueden utilizar para tomar decisiones de planificación.

"Esperamos que nuestra investigación, y los mapas y datos que compartimos abiertamente, ayuden a alertar al público y a los gobiernos sobre la necesidad, si queremos evitar grandes daños, de una acción contundente, tanto en términos de reducción de la contaminación como de una preparación para las inundaciones", ha manifestado.