Investigación científica

Espiarán al angelote para salvarlo

22/03/2018

Canarias es la única zona del planeta donde aún es habitual encontrarse con un ejemplar de angelote, una especie de tiburón que está en peligro crítico de extinción. Para que no desaparezcan, un equipo de investigadores de la ULPGC lidera el proyecto Acusquat, una iniciativa por la que se marcará a diez de estos especímenes permitiendo seguirlos y estudiarlos.

Los expertos no saben qué población de angelotes -conocidos como tiburones ángel o por su nombre científico, Squatina squatina- viven en las aguas de las islas. Pero sí tienen claro que el archipiélago es el lugar en el que se pueden salvar del peligro de extinción que amenaza a esta especie. Así lo explicó ayer el investigador principal del proyecto Acusquat, José Juan Castro. «Es una especie amenazada que podemos encontrar en todas las islas aunque principalmente se les puede observar en Gran Canaria, Fuerteventura, Lanzarote y Tenerife.

Estudiar sus costumbres, movimientos y pautas de emigración es fundamental para lograr la salvación de los angelotes e impulsar «planes de uso y gestión» de las playas, de ahí el proyecto Acusquat que presentaron ayer los investigadores de la ULPGC. La idea es hacer un seguimiento acústico de una decena de ejemplares especialmente en las zonas de reproducción y cría. Áreas que coinciden con playas arenosas y muy frecuentadas tanto por la población canaria como por el turismo. A mediados de abril esperan tener ya «marcados» a una docena de angelotes después de detectarlos y retenerlos unos segundos para implantarles un marcador de 100 gramos. «Se hará lo más rápido posible para no estresarlos», explicó Castro. El área de actuación será las playas de Mogán, Pasito Blanco y Anfi del Mar, zonas elegidas precisamente por la interacción de la especie con zonas de gran impacto turístico. También esperan extenderlo a La Graciosa.

De izquierda a derecha, José Juan Castro, investigador principal del proyecto y miembro de EcoAqua, el vicerrector de Innovación, José Pablo Suárez y Diego Gamo, investigador de SITMA. / <b>Arcadio Suárez</b>
De izquierda a derecha, José Juan Castro, investigador principal del proyecto y miembro de EcoAqua, el vicerrector de Innovación, José Pablo Suárez y Diego Gamo, investigador de SITMA. / Arcadio Suárez

Con los datos de este transmisor, que los emitirá cada cinco segundos, se podrá elaborar «un mapa» del movimientos de estos tiburones. Además, explicaron ayer, también esperan incorporar pequeños submarinos dotados igualmente de tecnología como puntos fijos con receptores y completar la red de información. En este campo el Instituto Universitario EcoAqua, de la ULPGC, cuenta con la ayuda del Servicio Integral de tecnología Marina (SITMA). El proyecto espera tener los primeros resultados de este estudio que pretende armonizar la conservación de esta especie y la actividad turísticas antes de finales de año.

El angelote o tiburón ángel es una especie que se adapta bien gracias al camuflaje en el fondo del mar y zonas arenosas. Según el investigador José Juan Castro, son animales tranquilos. «Duermen de día y cazan de noche». El problema es que las crías se acercan mucho a la costa. En esas circunstancias es posible que se de algún percance con bañistas, pero son pequeñas mordeduras o pinchazos. «Muchas veces es porque le pisan», explicó Castro que recordó algún episodio al respecto. De ahí que el estudio pueda derivar en cerrar al baño unos meses algunas zonas de playa.

  • 1

    ¿Le parecen suficientes las sanciones que se aplican por contaminar el mar en Canarias?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados