Difícil rescate de un gato atrapado en una tubería

    Cargando reproductor ...
14/06/2019

Bomberos, Policía Local y empleados de Canaragua participaron en el rescate de una cría de gato atrapada en el interior de una tubería en Arucas gracias a la alerta de varias protectoras de animales.

La protectora Empatía Animal pidió ayuda el pasado martes 11 de junio a Tutela Felina, ambos de Arucas, para rescatar un pequeño gatito que se había precipitado por una tubería que sobresalía unos dos metros en vertical de la superficie del terreno, y cuya profundidad bajo tierra se desconocía.

Según recoge la Federación Asociaciones Unidas por la Defensa Animal (Fauda Las Palmas) en su cronología del rescate, cuando acudieron al lugar, en un primer momento, los voluntarios de Tutela Felina Arucas, Unión de gestoras de colonias de gatos, pudieron escuchar al gato llorar y llorar pero, al no verlo no sabían con seguridad donde estaba exactamente.

Al final uno de los voluntarios comprobó que el gatito estaba dentro de la tubería. La preocupación creció al ver la dificultad del rescate y al saber que era apenas una cría. En ese momento, según aclara Fauda en su publicación, fueron conscientes de que el tiempo iba a empezar a correr en contra.

Lo primero que hicieron fue movilizar a los operativos de emergencias llamando al servicio 112, informando de la incidencia y pidiendo ayuda. El operativo del 112 les contestó que trasladaría el incidente a la Policía Local de Arucas y que esta es la que tendría que activar a los bomberos.

Según afirman las asociaciones, pasaron varias horas hasta que la Policía Local hizo su aparición (alrededor de las 22:00 horas de la noche) y antes, varios miembros de Tutela Felina Arucas se habían desplazado a la zona con escaleras y algunos artilugios para intentar meter un paño atado a una cuerda dentro de la tubería con la intención de saber la profundidad e intentar que el gatito se enganchase o agarrase a él y pudiese escalar hasta la salida.

Después llegaron los bomberos, analizaron el problema y apuntaron que se podría intentar picar el muro que estaba junto a la tubería, pero que iba a ser bastante complicado y difícil porque parte del muro era de hormigón armado. Por lo que decidieron intentar una de las posibilidades que era seccionar el tubo y dejarlo lo más a ras del suelo posible para que el gato no tuviera que subir los dos metros de altura que sobresalía de la tierra.

Al día siguiente, varios voluntarios se presentaron nuevamente en el lugar y observaron que se seguían escuchando maullidos y que estos procedían del interior de la tubería. De nuevo la sala del 112 activó el protocolo y avisó primero a la Policía Local, que se presentó en el lugar y esta procedió inmediatamente a movilizar a los bomberos, puesto ya que no había forma de acceder si no era picando.

Cargando reproductor ...

Tras introducir una cámara por el tubo decidieron hacer una zanja en paralelo al conducto, con la idea de, al llegar a la altura donde estaba el gato, romper el tubo y extraerlo. Horas en las que en todo momento estuvieron presentes voluntarios de las dos protectoras, Tutela Felina Arucas y de Empatía Animal, que se mantuvieron en la zona turnándose, dispuestos a ayudar en todo lo que hiciese falta.

Según recoge Fauda, como consecuencia de las vibraciones del martillo compresor escuchan como el gato cae al alcantarillado y se empiezan a escuchar los maullidos justo debajo de la tapa del alcantarillado. A través de una de las personas presentes se contactó con la empresa Canaragua y le solicitaron que enviasen a un operario para abrir la tapa de la alcantarilla. El animal finalmente estaba justo debajo de la arqueta, que se tuvo que partir a martillazos.

La única forma de acceder hasta el gato era a través de una red de atrapamiento y rescate que había sido cedida por la protectora Arycan, ya que era imposible llegar de forma manual.

Finalmente se pudo rescatar al gato, que está hospitalizado y su pronóstico es grave. Las próximas horas serán cruciales para él, según informa Fauda.