ARCHIVO

Liberada en Cuenca una mujer secuestrada y torturada por su pareja

La víctima, de origen rumano, fue violada y ha ingresado en un hospital por la gravedad de sus heridas

J.M.L. Cuenca

La Policía Nacional ha liberado en en el pueblo de Pozoamargo (Cuenca), de 300 habitantes, a una mujer que había sido secuestrada por su pareja y sometida a malos tratos y abusos sexuales. La mujer, que había denunciado a su pareja con anterioridad por malos tratos, llevaba días sometida a violentas torturas y violaciones, actos en los que el hombre utilizó instrumentos peligrosos que causaron lesiones graves a la víctima.

La operación policial se puso en marcha después que el hermano de la víctima, ambos de nacionalidad rumana, facilitara a las autoridades de su país unas imágenes extraídas de una videollamada de su hermana en las que podían observarse las lesiones, en concreto el rostro desfigurado de la mujer fruto de innumerables golpes.

La Embajada de España en Rumanía comunicó los hechos a la Policía española, que consiguió localizar el domicilio en el que se encontraba la víctima. Los agentes descubrieron en el exterior de la vivienda una caseta de ladrillos donde la mujer estaba encerrada bajo llave y en condiciones precarias e insalubres.

Tras ser liberada por los policías, la víctima fue trasladada a un centro hospitalario por la gravedad de sus lesiones que, incluso, le impedían caminar y le hicieron perder el conocimiento en varias ocasiones. En su traslado al hospital, la mujer sólo repetía una palabra que coincidía con el apellido de su compañero sentimental.

Al mismo tiempo, otros agentes procedieron a arrestar al hombre, que se encontraba en una explotación agrícola de la zona, como presunto autor de los delitos de agresión sexual agravada, detención ilegal, lesiones agravadas y malos tratos en el ámbito familiar. El hombre ha ingresado en prisión preventiva por orden judicial.