La princesa Leonor y el Rey Felipe VI, en un acto el pasado octubre. / AFP

Leonor se mira en el espejo del Rey

Hacia la Corona. La Princesa de Asturias estudiará en Gales, apartada del foco mediático, hasta poco antes de alcanzar la mayoría de edad, momento en el que pasará a disponer ya de agenda propia

MARÍA EUGENIA ALONSO | MATEO BALÍN Madrid

El 12 de octubre de 2018 se repitió la pregunta que el año anterior y el anterior se había formulado a Felipe VI en la recepción que todos los años -salvo este atípico 2020- los Reyes ofrecen en el Palacio Real tras el desfile del Día de la Hispanidad a representantes de los estamentos de la sociedad. Pero esa vez el monarca no respondió con un silencio y una media sonrisa, dejando así un gesto para la libre interpretación. En esa ocasión, a la incógnita planteada de si Leonor acudiría días después -y por vez primera- a la ceremonia de los Premios Princesa de Asturias en Oviedo, fue claro, conciso y contundente. «No». «Majestad, la princesa va a cumplir 13 años en unos días, la misma edad que tenía usted cuando pronunció en el Campoamor su primer discurso», se le interpeló. «Todo a su debido tiempo», respondió.

No se quedó ahí Felipe VI. Aquel día en el que estaba especialmente locuaz, un año después del 12 de octubre más tenso que se recuerda por los acontecimientos del referéndum ilegal en Cataluña, el Rey reconoció que los pasos a dar en la formación de la heredera de la Corona no serían un calco de los suyos. Sí dijo, sin embargo, que en Zarzuela se tomaban como base y ejemplo los que él había recorrido. Vino a decir que los nuevos tiempos, con una inestabilidad política evidente -cuatro meses antes Pedro Sánchez había llegado a La Moncloa tras la moción de censura a Mariano Rajoy, quien a su vez se había mantenido en el Gobierno tras una repetición electoral y la abstención del PSOE- no son los de antes.

Ese verano de 2018 habían salido a la luz las grabaciones realizadas por el comisario Villarejo a Corinna Larsen, origen de las investigaciones judiciales que tiene en curso don Juan Carlos en el Tribunal Supremo. Los oscuros negocios del rey emérito no solo obstaculizan la labor en los primeros años de reinado de don Felipe y manchan la imagen de la Corona. También el futuro de Leonor. Y en Zarzuela saben que la institución saldrá más o menos indemne dependiendo del éxito con el que se construya un muro entre el reinado de Juan Carlos I y el de Felipe VI. Y también en función del apoyo que reciba del Gobierno para tal fin. «No se juzga a instituciones, se juzga a personas» es la frase más repetida por Pedro Sánchez cuando se le pregunta por cuestiones relativas a la monarquía y a don Juan Carlos.

Proyección pública

Aquel 2018 en el que Leonor -el 8 de septiembre, Día de Asturias- se coronó en Covadonga, en su primer viaje oficial al Principado, la heredera de la Corona dio otro paso de gigante en su proyección pública, al participar el día de su cumpleaños, el 31 de octubre, en la lectura del primer artículo de la Constitución, en un acto en el que se conmemoraban los cuarenta años de la Carta Magna. Leonor debutó en los Premios Princesa de Asturias al año siguiente, en 2019. Con 13 años, a unos días de cumplir los 14. El príncipe Felipe lo hizo con 13 años y nueve meses, en 1981. Para una y otro aquel momento marcó un punto de inflexión. Pero sus infancias en poco se parecen.

LAS CLAVES

  • 76.000 euros Es lo que costará los dos años del bachillerato que Leonor cursará en Gales. El gasto por curso escolar que don Felipe hizo en Canadá sería hoy de 55.000 euros.

  • Paso a paso Los Reyes siempre han tratado de que sus hijas crecieran alejadas lo más posible de las cámaras

  • Formación militar A diferencia de su padre, que estuvo tres años en el Ejército, la heredera tendrá una formación exprés

Don Felipe nació en 1968, en los últimos años de dictadura, año y medio antes de que Francisco Franco designara como su sucesor al frente de la Jefatura del Estado a don Juan Carlos. La exposición de los príncipes españoles en aquel tiempo era máxima. Al Felipe niño, unas veces solo, la mayoría acompañado de sus hermanas Elena y Cristina, se le veía casi de continuo en periódicos o en el Telediario. Y tras la muerte del dictador en noviembre de 1975 y la proclamación de don Juan Carlos como Rey, aún más.

Recibió don Felipe los atributos de príncipe de Asturias en un acto multitudinario en Covadonga. Y no fueron pocas las veces en las que, siendo menor de edad, se expresaba con soltura ante los micrófonos. Su primer viaje oficial al extranjero, y en solitario, lo hizo en 1983, con 15 años, la misma edad que hoy tiene Leonor. Don Felipe representó a la Corona en la conmemoración del 450 aniversario de Cartagena de Indias, donde fue recibido con honores de jefe de estado. Hoy sería impensable que la Princesa de Asturias hiciera algo parecido. Empezando porque los Reyes desean que sus hijas -la educación que recibe la infanta Sofía es idéntica a la de su hermana mayor- vayan quemando etapas poco a poco, sin precipitar acontecimientos. Don Felipe y doña Letizia siempre han tratado de que sus hijas crecieran en un ambiente lo más alejado posible del foco mediático, no ocultándoles nunca el papel que el destino les había encomendado desde la cuna.

Siempre se dijo de don Felipe que era el heredero mejor preparado de Europa para, llegado el momento, asumir la Jefatura del Estado. Hasta lo remarcó don Juan Carlos en una entrevista que concedió a TVE un año antes de su abdicación: «Está mal decirlo, presumir, pero presumo de hijo... Yo creo que es el mejor preparado que ha habido hasta ahora. O sea que podemos tener confianza, seguridad».

Canadá y Gales

Cursó los estudios de Preescolar, Educación General Básica y Bachillerato Unificado Polivalente en el Colegio Santa María de los Rosales, el mismo al que acuden Leonor y Sofía. Concluidos sus estudios secundarios, realizó el último curso escolar -el equivalente al entonces COU español- en Canadá, en el Lakefield College School, una de las mejores y más elitistas escuelas privadas situada en Ontario. El curso, hoy, cuesta 67.000 dólares (algo más de 55.000 euros). El coste del bachillerato internacional que realizará la princesa Leonor en el UWC Atlantic College en Gales -los dos años- asciende a 67.000 libras esterlinas (unos 76.000 euros).

Si bien ahora se ha despejado la incógnita de qué hará la Princesa hasta que se acerque a la mayoría de edad, que alcanzará el 31 de octubre de 2023 -si no hay adelanto electoral coincidirá con el fin de la actual legislatura-, la gran duda es qué tipo de formación militar recibirá la que está llamada a convertirse en la jefa suprema de las Fuerzas Armadas cuando suceda a su padre. Don Felipe, con 18 años, al regreso de Canadá, dedicó los tres siguientes a instruirse en las academias de tierra, mar y aire. Parece poco probable, dicen fuentes militares, que Leonor vaya a seguir el ejemplo del Rey, pero es indudable que sí recibirá formación militar. Lo lógico, apuntan, es que haga cursos exprés de un mes por cada academia para así conocer el funcionamiento de los ejércitos. Y, luego, disponer de un tutor que complemente su formación.

Habrá pues imagen de la Princesa de Asturias vestida de militar. Y, comentan estas mismas fuentes, cuando sea Reina usará el uniforme, al menos, dos veces al año: en la Pascua Militar y en el Desfile de las Fuerzas Armadas. No se entendería de otra manera, porque resultaría, dicen, una desconsideración para las mujeres militares, que constituyen el 16% del Ejército español.

En la hoja de ruta también está la universidad, un máster en relaciones internacionales... Don Felipe completó su formación con una cada vez más apretada agenda oficial como heredero. A Leonor le sucederá algo parecido, y más porque el Rey no solo ve en ella el futuro, sino el presente de la monarquía y pretende dotarla de papel institucional propio en cuanto alcance la mayoría de edad.