Las ‘kellys’ intensifican la lucha

La plataforma de las camareras de piso de hoteles de Canarias se reunirá próximamente con representantes de la patronal, de la Inspección de Trabajo y de diversas administraciones, para exigir una modificación de sus condiciones de trabajo. Las kellys han sido la voz de la lucha contra la discriminación de las mujeres en el ámbito turístico.

EFE / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

Su intención es que se reconozca la penosidad que sufre este colectivo y se acepten reivindicaciones como la prejubilación anticipada, el reconocimiento como enfermedad profesional de las dolencias que sufren como consecuencia de sus tareas y una adecuación de los puestos de trabajo, para que puedan desempeñar otras labores tras una evaluación médica, indicó ayer el secretario general de Sitca, Antonio Rodríguez, durante una rueda de prensa. En su opinión, «es urgente poner fin a la masacre que sufren las camareras de piso», más aún con la buena marcha actual del sector turístico.

Las camareras de piso sufren muchas bajas médicas por estrés, sobrecarga muscular, cervicalgia, túnel carpiano o ansiedad, derivadas de su trabajo, pero no están consideradas enfermedades profesionales a pesar de que hay una relación directa con las labores que desempeñan, ha asegurado Rodríguez durante una rueda de prensa en la que han participado portavoces de las camareras de piso de Canarias y los sindicatos Sitca, USO, UGT, Intersindical y otros sindicatos englobados en la plataforma de defensa de los derechos de las kellys.

Estas bajas médicas las asume el Servicio Canario de Salud al estar consideradas enfermedad común, pero deberían ser las mutuas las que se hicieran cargo de ellas, afirman.

A ello se une que el 90% de las camareras de piso llega a la jubilación por una incapacidad total y no puede jubilarse en su puesto de trabajo, situación que, a juicio de la plataforma, debería modificarse para poder percibir una pensión digna. Asimismo, piden una medición real de los tiempos de trabajo y la evaluación de su carga de trabajo durante su jornada laboral, pues están sometidas a altos ritmos de trabajo de manera habitual, aseguró la presidenta de Kellys Unión Tenerife, Angelina Martín. Los empresarios se niegan a esta petición y continúan aplicando cargas de trabajo excesivas, según Martín.

Igualmente, piden que se haga un control sobre el abuso de las empresas de trabajo temporal, tanto en el ámbito de los convenios sectoriales de hostelería de ambas provincias como en el ámbito de actuación de la Inspección de Trabajo. Martín se refirió también a las declaraciones de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), que ha recordado que, según el convenio, el salario base medio mensual para las camareras de pisos en un establecimiento de 3 estrellas ronda los 1.560 euros brutos. La representante de Kellys Unión Tenerife dijo que no tienen pagas extra y que esa cantidad solo la reciben las camareras de hoteles, pero las de apartamentos y otros establecimientos turísticos perciben un salario menor. Asimismo, insistió en que sus reivindicaciones no son materiales, sino de salud y bienestar, y que el dinero que perciben no tiene relación con las condiciones de salud en el trabajo.