Borrar
Intervención policial en Bonanova EP
El juez imputa tres delitos a los 7 okupas detenidos en el desalojo de la Bonanova

El juez imputa tres delitos a los 7 okupas detenidos en el desalojo de la Bonanova

Los arrestados han sido puesto en libertad provisional

Viernes, 1 de diciembre 2023, 13:17

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Las siete personas que ayer fueron desalojadas de las dos casas okupadas en el barrio de la Bonanova, en Barcelona, y que fueron detenidas por los Mossos, han quedado este viernes en libertad provisional. Han pasado a disposición del juez, que les ha abierto una causa penal por tres supuestos delitos. Los siete okupas están investigados por los delitos de desórdenes públicos, maltrato de obra y atentado a agentes de la autoridad. Los detenidos se han acogido a su derecho a no declarar, según fuentes judiciales. Todos ellos están en libertad, pero a disposición del juzgado siempre que sean requeridos.

Los Mossos d'Esquadra completaron ayer el operativo de desalojo de las dos casas, La Ruina y el Kubo, que permanecían okupadas desde 2016 y 2019, respectivamente. Ambas son propiedad de la Sareb, que por vía judicial había reclamado que se expulsará a las personas que residían. Los okupas se atrincheraron en las casas y recibieron a la Policía catalana con el lanzamiento de todo tipo de objetos, desde bengalas, palos, botellas, petardos y piedras. Los dos edificios, ubicados en el barrio de la Bonanova están juntos. Los okupas habían levantado vallas para bunquerizar los inmuebles. Ante el lanzamiento de objetos, cuatro agentes accedieron a los edificios protegidos en una jaula con ruedas. Tres de los 'squatters' se colgaron del tejado y los agentes tuvieron que emplear grúas para detenerles.

Las casas de la Bonanova se habían convertido ya en un símbolo del movimiento okupa en Barcelona. Durante la campaña electoral de las municipales, la empresa Desokupa amenazó con entrar a las bravas para desalojar los inmuebles. Los procesos judiciales y las operaciones policiales se han ido postponiendo hasta la fecha de ayer, en que los inmuebles fueron devueltos a su propietario, la Sareb. Los dos edificios han amanecido este jueves blindados para evitar nuevas okupaciones. La Sareb tiene previsto vender las dos casas. Una podría convertirse en una vivienda unifamiliar de unos 300 metros cuadrados. El otro inmueble, que fueron oficinas, está afectado por el plan general metropolitano y el suelo está calificado para zona verde.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios