Borrar
Carmen López. C7
«Hay quien me pregunta si puedo aclarar las dudas de sexo de sus hijos»

«Hay quien me pregunta si puedo aclarar las dudas de sexo de sus hijos»

Carmen López Suárez, doctora en Educación y Pedagogía ·

«El porno se ha convertido en la escuela sexual de los jóvenes», denuncia la experta que participa en las jornadas sobre Trata con Fines de Explotación Sexual

CANARIAS7

Las Palmas de Gran Canaria

Viernes, 22 de septiembre 2023, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

¿A qué edad se puede empezar a hablar con los hijos e hijas sobre cuestiones relacionadas con el sexo? ¿Qué contestar cuando plantean preguntas difíciles? Y si no preguntan nada, ¿hay que sacar el tema..., Carmen López, Doctora en Educación y Pedagogía responderá a estas y otras cuestiones en la conferencia 'Como hablar de sexualidad con tu hijo y tu hija' que impartió ayer en la Casa-Museo Pérez Galdós, dentro de las Jornadas de Sensibilización sobre la Trata con Fines de Explotación Sexual '¿Intercambio de sexo por dinero? Hablemos de sexo'.

-¿Cómo se habla de sexualidad con una hija o un hijo?

-Para empezar hay que venir a esta conferencia. Voy a hablar de lo que es educar en la sexualidad. Una vez aclarados los conceptos, abordo cómo llevarla a cabo durante la primera infancia (0 a 6 años), la segunda (6-12) y la adolescencia. En cada etapa explico lo básico a tener en cuenta, herramientas didácticas para madres y padres, recomendaciones, casos concretos y prácticos, asuntos que debemos tratar sin falta y desmonto mitos, entre otros.

DIÁLOGORELACIÓN

-Soy madre de un niño de cinco años y lo que veo me aterra. ¿Es para tener miedo o siempre hay solución?

-No debemos tener miedo. Debemos preocuparnos y ocuparnos, para que estén bien formados y sepan qué límites no deben traspasar y qué límites no deben dejar traspasar a otras personas. Esto es importantísimo. Están perdidos sobre a qué 'cosas' tienen derecho (no tiene derecho a exigir a la pareja ciertas prácticas sexuales o sexo diario), a qué no lo tienen. Que está bien y está mal (ahí están perdidos), qué es peligroso y qué no lo es, qué es saludable y que es perjudicial. Están muy desinformados. Cinco años es una edad perfecta para empezar a educar en sexualidad. Cuando se empieza en casa a estas edades con respeto, amor y buenas estrategias comunicativas, generalmente, la adolescencia la pasan más relajadamente.

-Los padres no nos estamos enterando de nada...o ¿qué está pasando?

-Lo que está pasando es que en muchas familias se está haciendo dejación de funciones. Trabajamos mucho y a veces, nos preocupamos más de la cuenta de formar y preparar a nuestros menores que de cosas que son mucho más cotidianas. No supervisamos el uso que hacen de las redes y de la web, no supervisamos qué ven en ellas. Observo que, en muchas ocasiones, ni la madre, ni el padre, ni la escuela, ni la administración (a través de profesionales) les enseña cómo deben relacionarse sexo-afectivamente con las otras personas.

-¿Nos da miedo, respeto o pudor hablar de sexo con nuestros hijos?

-Las madres y padres que asisten a mis conferencias, me dicen que les da vergüenza hablar con ellos. Pero que también les da vergüenza a sus hijos escucharlos a ellos, entonces, lo dejan y no se implican más. Es un gravísimo error. Tenemos que ir educándoles, poco a poco, un día tras otro, preparándoles con herramientas adecuadas a su edad, capacidad intelectual e información rigurosa. No es una charlita de una tarde de domingo, cuando van a ir al instituto o les baja la primera regla. Educar en sexualidad es algo más amplio, profundo y comprometido. Ni se imaginan las ocasiones en las que he terminado algunas conferencias con los padres, y me dicen, '¿esto no se lo puedes explicar tú? Yo no voy a ser capaz'.

-¿Cuáles son las herramientas básicas con las que tengo que dotar a mi hijo y hija?

-Comunicación, comunicación y comunicación. Diálogo. Supervisión. Normas. Límites. Consecuencias razonables y razonadas. Respeto. Cariño.

-¿Falta mentalidad crítica en nuestros jóvenes?

-Tristemente sí. Y, tristemente, también falta mentalidad crítica en madres y padres. Muchas veces ese es el problema. Nuestros menores aprenden por imitación. Somos sus referentes, y en más ocasiones de las deseadas, en casa, no se analiza la información, no se razona, no se esclarece la veracidad de un tema concreto. Es necesario que motivemos a nuestros menores a buscar (y no dárselo todo masticadito), a tener paciencia, a organizar sus actividades con autonomía y responsabilidad, a esclarecer la verdad, etc...

-¿Qué es lo que falla para que los adolescentes no sepan distinguir lo que es una relación sexual consentida de la que no lo es?

-Lo que falla es que se lo expliquemos una y otra vez, por activa y pasiva, de forma veraz es inequívoca, en medios de comunicación, documentales, películas, centro escolar y en casa. Estoy todo el año impartiendo conferencias para estudiantes en institutos y cuando se lo explico, se quedan asombrados. Nadie les había detallado, con herramientas adecuadas a su edad y capacidad intelectual, las diferencias entre deseo y consentimiento. Al revés, en todos los sitios habían escuchado todo lo contrario. Lógico que estén liados.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios