El hospital Insular es el tercero con más quejas por Urgencias del país

El informe de El Defensor del Paciente señala que las gestiones que más descontento generan en Canarias son las listas de espera, el servicio de cirugía general, el de traumatología y el de ginecología y obstetricia

EFE Las Palmas de Gran Canaria

La asociación El Defensor del Paciente asegura que las Urgencias del Hospital Universitario Insular de Gran Canaria son las terceras de todo el país que más quejas generan, solo por detrás de los hospitales de La Paz (Madrid) y A Coruña.

«El déficit de personal y los problemas estructurales del Servicio de Urgencias del Insular de Gran Canaria también han dado mucho que hablar llegando a un punto insostenible ante la marcha de 36 médicos en los últimos cinco años«, advierte en un informe que ha publicado este lunes.

Esta asociación explica que las quejas que recibe de los usuarios de la sanidad pública respecto a las urgencias son similares en todo el país: «pacientes hacinados por falta de espacio, insuficiente número de camas, horas de espera hasta recibir asistencia, colapso brutal, errónea gestión organizativa, etcétera».

Su informe no detalla cuántas de las 303 quejas que recibió el año pasado en Canarias (169 correspondientes a la provincia de Santa Cruz de Tenerife y 134 a la de Las Palmas) corresponden a ese servicio de Urgencias, pero si incluye un «ránking» de cuáles son los hospitales de los que más denuncias recibe.

Lo encabeza el Hospitalario Universitario de Canarias (HUC), de Tenerife; seguido por el Insular de Gran Canaria; Nuestra Señora de La Candelaria de Candelaria, de Tenerife, Doctor Negrín, de Gran Canaria; y Doctor José Molina Orosa, de Lanzarote.

Según el Defensor del Paciente, los cuestiones relativas a los hospitales que más descontento generan en Canarias son, por este orden, las urgencias, las listas de espera, el servicio de cirugía general, el de traumatología y el de ginecología y obstetricia. De las 303 quejas que El Defensor del Paciente ha recibido de Canarias, 18 corresponden a casos en los que el paciente falleció.

«Los asuntos han aumentado en un total de 50, lo que supone una subida del 16 %. Pero, sin tener en cuenta los datos del año pasado, en el que las intervenciones se redujeron y suspendieron como consecuencia del covid-19, la comunidad canaria registra la cifra más baja de denuncias de la última década, en la que, si hacemos la media, resulta que al año se suelen suceder 351 casos», apunta.

En cuanto a las listas de espera, el Defensor del Paciente toma como referencia los últimos datos publicados por el Servicio Canario de Salud (relativos al 30 de junio de 2021) para destacar que las islas están por encima de la media en días de espera para una cirugía (126). Esa cifra es la séptima más alta del país.

«A lo que hay que añadir que hay 27.499 canarios abarcándola. Los pacientes que se mantienen durante más tiempo anquilosados se encuentran en oftalmología, neurocirugía, cirugía vascular y cirugía plástica«, señala.

A este respecto, recuerda que el Gobierno de Canarias ha anunciado que destinará 140 millones de euros a personal para reducir un 30 % las listas de espera y hacer que la demora media no rebase los 90 días.

El informe de El Defensor del Paciente también menciona las protestas de los médicos que denuncian que sufren un abuso de contratación temporal por parte de la sanidad pública.

«Al igual que en otras regiones, la Atención Primaria es la gran damnificada por la pandemia, lo cual ha conllevado al auge en el archipiélago de los seguros privados; en cierto modo, está siendo desmantelada para justificar su privatización«, opina.

Desde su punto de vista, «es obvio que la sanidad canaria sufre un importante deterioro producto de una inadecuada optimización de los recursos humanos y materiales» y que «los deberes del Gobierno se acumulan: falta de oncólogos en Lanzarote, el búnker de radioterapia y la unidad de hemodinámica en Fuerteventura, la construcción del Servicio de Urgencias de La Candelaria o el proyecto de ampliación del Materno Infantil de Gran Canaria.