Borrar
De izquierda a derecha, los doctores Francisco Cabrera, Julio Pérez, Eduardo Jerez e Isabel Guedes. COBER
El hospital Insular estrena un nuevo método de implante de iris artificial

El hospital Insular estrena un nuevo método de implante de iris artificial

Un paciente de 75 años ha sido la primera persona en ser intervenida en el hospital Insular con una técnica más segura y eficaz

Carmen Delia Aranda

Las Palmas de Gran Canaria

Jueves, 16 de mayo 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Las personas con defectos en el iris de Las Palmas ya tienen a su disposición una nueva alternativa para reparar este diafragma circular que colorea nuestros ojos y que modula la cantidad de luz que llega a la retina.

El hospital Insular de Gran Canaria presentó ayer una nueva técnica quirúrgica para implantar un iris artificial de un modo más seguro y eficaz al que se venía empleando hasta ahora. «Con esto conseguimos aumentar la cartera de servicios del hospital y seguir a la vanguardia de la oftalmología en Canarias», señaló ayer el jefe del Servicio de Oftalmología, Francisco Cabrera.

La nueva técnica quirúrgica, más sencilla y menos lesiva, beneficiará a las personas que carecen de iris o que lo tienen dañado tras sufrir un traumatismo, explicó el jefe de sección de Córnea y Cristalino del Servicio de Oftalmología, Julio Pérez.

En palabras de la cirujana y oftalmóloga Isabel Guedes, la implementación de esta técnica es relevante «porque es un reto quirúrgico» y su implantación evitará que los pacientes tengan que trasladarse a otros hospitales, incluso a la península, para poder recuperar el iris, como venía pasando hasta ahora.

Guedes señaló que la nueva técnica permitirá a las personas que han nacido sin iris por causas congénitas o lo tienen dañado debido a un traumatismo o una cirugía traumática no solo «corregir la alteración cosmética que implica no tener iris, sino también muchas alteraciones visuales».

Por lo pronto, el nuevo sistema para implantar un iris artificial se ha aplicado a un hombre de 75 años que había perdido alrededor el 50% de la superficie del iris a consecuencia de una cirugía de catarata traumática y complicada.

Al paciente, operado en marzo, se le implantó un iris artificial flexible, hecho en silicona a su medida y con un color similar al del iris natural, suturado sobre una lente. A través de una pequeña incisión de 4 milímetros, se le extrajo la lente dañada y se le implantó el nuevo complejo artificial iris-lente. El proceso quirúrgico duró alrededor de cuatro horas, precisó Guedes.

Además de ser una técnica poco invasiva, la recuperación es rápida y, pasadas dos semanas de la intervención, el paciente no tenía inflamación y había recuperado un 90% de la visión.

Guedes señaló que son pocos los pacientes a los que se les ha practicado un implante de iris en el hospital Insular, un total de cuatro en los últimos años; tres, con la técnica antigua, y el último, con este sistema.

Actualmente, el Servicio de Oftalmología tiene a un paciente preseleccionado para ser candidato a este tipo de intervención. En todo caso, no hay lista de espera y cualquier persona con el iris dañado puede someterse a este tipo de cirugía.

Lesiones en actividades deportivas y accidentes de trabajo

Los hombres jóvenes son los más propensos a sufrir traumatismos oculares. «Son los que más están expuestos a los traumatismos que, además, pueden producir una discapacidad en edad laboral que puede comprometer su vida laboral y familiar de forma permanente», señaló Francisco Cabrera.

Los traumatismos más frecuentes están ligados a la actividad deportiva y los accidentes laborales. «Un despiste con las gafas de protección cuando se trabaja con una radial o martilleando provoca que un cuerpo extraño a bastante velocidad produzca un destrozo impresionante en el ojo», recalcó Cabrera.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios