La Guardia Civil cree que Tomás Gimeno se lastró al fondo del mar con 8 kilos de plomo

Los expertos creen que la botella de buceo se usó para lastrar bultos y eso explicaría que el móvil de Tomás Gimeno se apagara súbitamente

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

El hallazgo de una botella de buceo junto a un edredón a 1.000 metros de profundidad en la zona donde apareció la embarcación de Tomás Gimeno, desaparecido el 27 de abril junto a sus hijas Anna y Olivia, refuerza la hipótesis de que se usaron para lastrar bultos al fondo del mar. La idea es que usó un peso de unos 8 kilos para arrastrar algo al fondo marino.

Ahora los esfuerzos están centrados en buscar el ancla y el cinturón de 8 kilos de plomo que llevaba el padre de las pequeñas junto con la botella de buceo en la lancha y que los investigadores creen que uso como lastre, según adelanta este jueves El Programa de Ana Rosa en Telecinco.

La hipótesis principal es que Gimeno preparó varios lastres para lanzar al fondo del mar a sus hijas y después a él. El primer lastre entre las 21.30 a las 23. 30, hora donde regresó a puerto, según lo sitúan las llamadas que la madre de las pequeñas realizó la noche de la desaparición.

Tras ello se quedó sin batería, y una patrulla de Servicio Marítimo le paró por estar saltándose el toque de queda pero no encontró nada en el registro, porque los bultos ya los había cargado. Tras cargar su teléfono, volvió a un punto muy próximo al de su primera salida. A la 01:30 Beatriz, la madre de Anna y Olivia, le volvió a llamar y esta vez sí que estuvo hablando con ella en una conversación en la que él aseguró que se iba lejos con las pequeñas.

Por último, la Guardia Civil cree que Tomás se lastró al mar con los 8 kilos de plomo y eso explicaría que su móvil se apagara súbitamente en el mar.

La botella, que suele pesar entre 12 y 16 kilos, está siendo analizada para saber si Tomás Gimeno la recargó más para que tuviera más peso para lastrar, aunque después de llevar un mes hundida en el mar esta habría perdido parte del oxígeno que lleva. Por otro lado, desde criminalística están analizando la funda nórdica en busca de cualquier tipo de resto que indique que estuvo en contacto con las niñas.

Beatriz, la madre de Anna y Olivia, afirmó este miércoles que la botella de buceo y el edredón encontrados en el fondo del mar y pertenecientes al padre de las niñas, que desapareció con ellas el 27 de abril, es «todo un teatro» para enmascarar una fuga, que es lo que está convencida de que se ha producido.