La presidenta del Colegio de Farmacéuticos, Loreto Gómez, ofrece un test de antígenos en la farmacia donde trabaja. / COBER

El Gobierno canario desoye la oferta de las farmacias de acreditar los test anticovid

Desde julio, se han vendido 45.000 test de antígenos en las islas. Los boticarios se prestan a hacer la prueba y comunicar los resultados

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA Las Palmas de Gran Canaria

Los profesionales de las farmacias de Canarias se ofrecieron en verano a la Consejería de Sanidad para colaborar en el control de la pandemia realizando los test de antígenos que ya dispensan en los 800 despachos de las islas y comunicando los resultados a las autoridades sanitarias. Sin embargo, aún siguen esperando a que el Gobierno regional articule un protocolo para realizar las pruebas y trasladar los resultados al sistema sanitario, tal y como se viene haciendo desde el pasado verano en comunidades como Aragón, Cataluña y Murcia.

La Consejería de Sanidad, en una reunión telemática celebrada el 19 de julio, expresó a los Colegios de Farmacéuticos de Santa Cruz de Tenerife y de Las Palmas su voluntad de diseñar un protocolo para habilitar a las farmacias a acreditar el resultado de las pruebas, sin embargo, aquella intención ha caído en el olvido. «No ha habido ningún avance. El Servicio Canario de Salud (SCS) ha seguido dando la callada por respuesta. No ha habido ningún cambio. No podemos certificar el diagnóstico y la gente, al saberlo, se echa para atrás», explica la presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Las Palmas, Loreto Gómez Guedes, sobre unas pruebas diagnósticas que se prevé exigir a las personas no vacunadas para acceder a ciertos establecimientos y actividades, si prospera de la decisión adoptada el pasado jueves por el Gobierno de Canarias.

Las personas no vacunadas de Canarias que deban acreditar un diagnóstico negativo en coronavirus están obligadas a recurrir a los 128 laboratorios, clínicas y centros médicos privados autorizados por la Consejería de Sanidad del Gobierno canario para realizar test de antígenos o PCR. El coste de este tipo de pruebas oscila entre los 25 y los 140 euros. En cambio, en las farmacias el precio de los test de antígenos ronda los 6 euros.

Mientras tanto en las comunidades donde las farmacias se encargan de realizar los test y comunicar los resultados a las autoridades sanitarias la experiencia ha sido muy satisfactoria. «Ha liberado a los servicios autonómicos de salud y la prueba se pone al alcance de la población. Hay farmacias por todas partes. Es más fácil acceder a ellas que a los propios centros de salud. Además, abrimos las 24 horas porque siempre hay una farmacia de guardia», asegura Gómez, cansada de intentar concertar reuniones con los responsables de la sanidad canaria y de lanzar mensajes para reiterar la oferta de las farmacias para desempeñar este papel en la pandemia.

La ciudadanía canaria ha adquirido cerca de 45.000 kits de autodiagnóstico desde el pasado 22 de julio, cuando llegaron los test de antígenos a las farmacias de las islas. «Los compran quienes son responsables y tienen algún síntoma de gripe o resfriado compatible con la covid para descartar la infección y quienes van a ver a sus mayores o a acudir a una fiesta o una reunión de amigos con seguridad. Lo compran con la premisa de que su diagnóstico no se puede certificar y no sirve ni para viajar ni para ningún sitio público donde soliciten la certificación», lamenta la portavoz del colectivo, que representa a los 378 despachos de medicamentos que hay en la provincia de Las Palmas.

Además, la presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Las Palmas resalta que este servicio aliviaría la carga de trabajo de los servicios sanitarios, sobre todo cuando crecen las infecciones, como está ocurriendo en las últimas semanas.

Además, con la llegada del invierno y el repunte de los catarros y gripes, en los últimos días han crecido las ventas de los test de antígenos. «La gente prudente y concienciada se lo hace para distinguir los resfriados de la covid», afirma Gómez.

Quienes acuden a las farmacias en busca de un kit de autodiagnóstico reciben instrucciones precisas para usarlo junto a información sobre el protocolo a seguir en caso de ser positivos. Sin embargo, en los últimos meses ya no se reclama tanta información. «La gente ya sabe cómo usarlos. La que se lo lleva es una persona responsable. Es posible que se haya hecho un test anteriormente y ya sepa cómo usarlo», asegura la farmacéutica.