Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este lunes 22 de abril
Día Mundial de la Felicidad, tan importante para el ser humano y frecuentemente olvidada.
¿La felicidad es importante para la salud?
La opinión del experto

¿La felicidad es importante para la salud?

La búsqueda de la felicidad es el motor más grande que mueve el mundo y generadora de motivación, iniciativa y creatividad humana en diferentes esferas de la vida

Dr. René De Lamar

Especialista en Geriatría y Gerontología, asesor médico de CANARIAS7

Sábado, 23 de marzo 2024, 10:11

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Si reflexionamos sobre el concepto de la felicidad, es muy subjetivo, se estructura en la plena satisfacción y plenitud del ser humano, es como un puzle, que está compuesto por diferentes elementos tan variados y complejos como la propia personalidad y naturaleza humana.

Es un constructo totalmente diferente entre personas de la misma edad, sexo, nivel cultural y educación, lo que puede hacer muy feliz a una persona, para otra puede no tener un valor relevante en su vida.

Depende de gustos, preferencias, sensaciones, percepciones, educación y cultura inducida por el medio en que vivimos, que en su conjunto o al acceder al más relevante para una persona determinada nos pueden hacer sentir y disfrutar de esa especial sensación aunque sea por determinados periodos de tiempo ya que nada dura para siempre.

Con frecuencia en una conversación de sobremesa se aborda el tema pero sin entrar en detalles sobre la esencia, estructura y componentes de la felicidad humana, ese estado de optima satisfacción dado por la combinación entre lo espiritual y lo físico por lo que en base a tan importante tema estructuramos el artículo de hoy.

Los declarados días internacionales nos dan la oportunidad de sensibilizar a muchas personas sobre temas de gran interés tales como los derechos humanos, el desarrollo sostenible o la salud, pretenden llamar la atención de los gobiernos y de los medios de comunicación para dar a conocer situaciones que existen y problemas sin resolver que requieren la puesta en marcha de medidas más concretas.

Cada día hay mas fechas que conmemoran aspectos muy diferentes, algunas muy recordadas por la sociedad como el 8 de marzo Día internacional de la mujer, el 21 de septiembre Día Mundial del Alzheimer o el 4 de febrero Día Mundial contra el Cáncer, pero muy pocas personas saben que hay un Día Internacional de la Felicidad, el 20 de marzo, que pasa desapercibido y por diferentes motivos debería tenerse presente y divulgar información sobre tan relevante aspecto en la calidad de vida.

¿Cuándo y de dónde surgió la idea de declarar el día internacional de la felicidad?

La asamblea general de las Naciones Unidas decretó en la resolución 66/281 de 2012 que el 20 de marzo se celebrase el Día Mundial de la Felicidad que define como un objetivo humano fundamental, y tiene el objetivo de reconocer la relevancia del bienestar y la felicidad como aspiraciones universales de los seres humanos y la importancia de que sea incluida en las políticas sociales de los gobiernos.

La resolución se inspiró en la iniciativa de Bután, un país que desde principios de la década de 1970 reconoció el justo valor de la felicidad nacional sobre el de los ingresos económicos y que priorizó la felicidad nacional bruta sobre el producto nacional bruto.

Fue además el país anfitrión de una reunión de alto nivel sobre 'Felicidad y bienestar: Definición de un nuevo paradigma económico' durante el sexagésimo sexto periodo de sesiones de la asamblea general de la ONU.

Puede incluso valorarse como una medida de las disparidades sociales, geográficas y geopolíticas, después de la iniciativa de Bután, la idea de poder medir la tasa de felicidad promedio de una población determinada ha llegado con fuerza a la investigación científica, más vale tarde que nunca.

Por lo general los países se vuelven más felices en promedio cuando se enriquecen y mas infelices cuando se empobrecen.

A nivel popular suele asociarse felicidad a la riqueza, aunque en la realidad no siempre es siempre así, hay muchos ricos infelices por diversos motivos a pesar de tener todo lo material que puedan desear, y pobres muy felices con lo poco material de que pueden disponer en el día a día.

Recientes estudios han demostrado que los que ya son lo suficientemente ricos no se vuelven más felices al aumentar la riqueza disponible

Los aspectos divergentes anteriormente expuestos de la vida real ponen de manifiesto la subjetividad y particularidad como sentimiento que puede cambiar el equilibrio supuestamente lógico de la balanza entre riqueza y felicidad.

Como dato de interés científico, se ha demostrado mediante modernas técnicas de neuroimagen funcional que una zona del cerebro, la corteza prefrontal izquierda es particularmente activa en el caso de sentir los sentimientos de felicidad.

Por el contrario la corteza prefrontal derecha parece estar asociada a la tristeza y al negativismo.

Otro aspecto relevante al respecto es que además de la dopamina y de la oxitocina, que gestionan todo el sistema de recompensa y el apego amoroso, una gran cantidad de moléculas participan en la modulación de la felicidad, desde el simple buen humor hasta el éxtasis.

Resulta curioso que existen endocannabinoides como la anandamida, moléculas similares al cannabis, pero producidas por el cuerpo humano, que afectan al placer, a la memoria, a la coordinación motora y a la percepción del tiempo.

Hay endorfinas, que se asemejan a los opiáceos y también alivian el dolor físico.

Si sumamos la adrenalina que da el sprint y la serotonina, que entre mil cosas más aporta autoestima, resulta fácil entender que se trata de todo un arsenal químico que genera satisfacción masiva y secundariamente felicidad.

Si se lograra una sociedad más feliz, seria más sana, solidaria, productiva y con menos violencia como estamos observando en el día a día en nuestro país.

Sería interesante que los médicos en nuestras consultas nos interesáramos sobre aspectos básicos de la felicidad o infelicidad de nuestros pacientes por ser relevantes para la salud como parte fundamental de la calidad de vida y utilizarlo como otra herramienta diagnostica y terapéutica cuando sea necesario.

Datos prácticos

  • El día 20 de marzo, en el hemisferio norte el último día del invierno es la fecha dedicada para reconocer la importancia de la felicidad en la vida de la personas.

  • La felicidad depende de la naturaleza humana, de la cultura y de los acontecimientos de la vida en su ciclo continuo de causas y efectos, si logras tus metas serás feliz, pero si estas feliz probablemente logres esos objetivos y más.

  • El dinero y la felicidad no siempre están correlacionados positivamente pero esta demostrado que el placer se identifica como el objetivo de toda acción humana.

  • *La felicidad es subjetiva y su definición varia según la cultura pero sin lugar a duda alguna es el bienestar más codiciado de todos los estados mentales que existen.

  • Como cualquier estado mental, depende de una mezcla de factores químicos, los importantes neurotransmisores y eléctricos con las diferentes ondas cerebrales. La generosidad en sí misma estimula una recompensa cerebral que hace feliz.

  • Los factores arquitectónicos de cada cerebro individual, las conexiones estructurales y la genética de la persona juegan un papel importante, la infelicidad crónica a menudo tiene una impronta genética.

  • Es un concepto variable en los significados semánticos de alegría, diversión, satisfacción, euforia, gratificación, euforia y gozo aunque se pudieran añadir más aspectos.

  • Los neurocientíficos deberían elaborar escalas de valoración prácticas que permitan medir la tasa de felicidad promedio de una persona a lo largo de su vida con el objeto de poder ayudar a muchas personas sin acceso real a la misma por su repercusión sobre la salud.

  • *La felicidad es una meta humana fundamental, se lucha por ella individualmente y socialmente se deben incorporar paulatinamente dimensiones de bienestar.

  • La felicidad ciertamente está relacionada con el placer, pero también con la participación, que es la pasión por lo que uno hace, con las relaciones sociales, familiares y amigos, con el sentido de pertenencia, a un país, organización o religión y con los propios logros o éxitos obtenidos en la vida.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios