Borrar
C7

La familia de Mariam cree que el acusado cometió más de un delito y su defensa pide rigor

La mujer fue asesinada presuntamente por su pareja la Navidad de 2020 en Gáldar

Efe

Las Palmas de Gran Canaria

Jueves, 1 de febrero 2024, 16:12

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La abogada de la acusación particular ejercida por la familia de Mariam, la mujer a la que presuntamente mató su pareja la Navidad de 2020 en Gáldar (Gran Canaria), ha dicho antes de entregarse el objeto de veredicto al Jurado que dirimirá la causa, que en su opinión se cometió más de un delito aquel día, mientras que la defensa ha pedido rigor.

La letrada de la familia ha mantenido su tesis sobre que la muerte de Mariam fue fruto de un asesinato machista, ya que el acusado, Manuel Ramón C.G., actuó con alevosía y ensañamiento «puesto que él mismo confiesa que la agrede cuando estaba indefensa», lo que, en su opinión, demostraría la alevosía, y porque lo hizo para «facilitar el delito que él quería realmente cometer: quedarse con sus pertenencias».

«Él quería ocultar lo que había hecho, quería que nadie lo supiera, quería que nunca más se supiera, algo que casi consiguió. Dio todos los pasos, uno detrás de otro, para ocultar los delitos que había cometido, porque creo que había más de uno«, ha expresado la abogada durante el trámite de informes finales que dio por concluida la práctica de la prueba en la vista.

De hecho, ha llegado a dejar entrever que hubo algo más antes de que le produjera la muerte, afirmando por primera vez en el juicio que la mujer se encontraba desnuda «porque no existe otra forma de explicar con coherencia que le haya tapado el cuerpo con una alfombra».

Es por ello que la abogada que defiende a Manuel Ramón ha dicho en su alegato final que no es «justo» que la acusación particular «haya querido introducir ahora un supuesto móvil de robo, que lo haya introducido en el último minuto de este juicio«, asegurando al Jurado que no lo deben tener en cuenta porque no hay prueba de ello.

«También otro elemento nuevo que no ha quedado probado, que ni siquiera se ha mencionado ni está en el escrito de calificación, es que haya dicho que la víctima estaba desnuda. Estamos en un sitio en el que se requiere un rigor», ha insistido la letrada.

Un rigor que no solo ha reclamado del Jurado, sino que también ha blandido contra las acusaciones por haber actuado, según ella, con una ausencia de esa cualidad.

Ha remarcado que la circunstancia agravante de parentesco que interesan tanto Fiscalía como acusaciones particular y popular -ejercida por el Instituto Canario de Igualdad (ICI)- no está acreditada, y ha apuntado que durante la instrucción declararon dos testigos que eran amigos cercanos de la víctima y que no fueron llamados a testificar en la vista, y que afirmaron que Mariam y Ramón Manuel no eran pareja.

Igualmente, ha querido sembrar dudas sobre la imparcialidad de los testigos que sí han declarado estas jornadas de juicio porque, en su opinión, «querían ver que Ramón Manuel acabara en prisión y pudiera tener una condena mayor«, y por ello confirmaron las insinuaciones de Fiscalía y acusaciones: »Son testigo sesgados«.

Además, ha defendido la aplicación de la atenuante de confesión porque su cliente colaboró con el esclarecimiento de la causa «desde el principio».

De hecho, ha destacado, «si no hubiera confesado, no habría caso y ahora mismo estaríamos ante una absolución».

Problemas con el alcohol

Sobre las atenuantes que interesa por arrebato y actuar bajo los efectos del alcohol, ha invitado al Jurado a leer el informe completo elaborado por los psicólogos de parte consultados por la defensa «y no solo con la parte que consideren, como ha hecho el fiscal (Jesús Lomba)», al tiempo que ha señalado que, si su cliente no refirió antes sus problemas con el alcohol fue porque creyó que ello agravaría su pena.

Por su parte, el fiscal Lomba ha defendido su petición de condena por un homicidio con agravantes de parentesco y género porque entiende que hay indicios suficientes para demostrar que acusado y víctima mantenían una relación por el certificado de convivencia y por las cartas de amor que se hallaron en una libreta de Manuel Ramón.

«Él siente mucho desprecio por Mariam, lo sintió cuando la mató y en esta sala lo hemos comprobado estos días. Aunque no podamos determinar la causa de la muerte, la forma fue violenta, porque si no, no realiza todos los actos posteriores (...) No me queda la menor duda de que él quería verla muerta«, ha asegurado durante la lectura de su informe final.

El representante del Ministerio Público también ha querido resaltar las «numerosas contradicciones» en las que ha dicho ha incurrido el acusado durante el proceso, con una versión que es «absolutamente insostenible», al tiempo que ha negado la existencia de atenuantes.

«La confesión de lo evidente no es una confesión real», ha llegado a afirmar para después agregar que introdujo en mayo de 2023 la adicción al alcohol seguramente influenciado por otros presos con los que ha convivido estos años o por su abogada, y que un «ataque de ira o de rabia, no puede ser considerado arrebato».

Tras leer cada una de las partes sus informes, la presidenta del tribunal, la magistrada Pilar Parejo, ha entregado el objeto de veredicto al Jurado, que dirimirá la culpabilidad o no de los hechos por los que se acusa a Manuel Ramón C.G.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios