La ingeniera y profesora en la Universidad de Deusto Lorena Fernández, ayer, en la Casa de Colón. / C7

El «estándar masculino» se impone en la tecnología

La ingeniera Lorena Fernández denuncia en un seminario el «sesgo de género» que se traslada a los algoritmos

Luisa del Rosario
LUISA DEL ROSARIO Las Palmas de Gran Canaria

Si al fabricar o programar tecnología no se tiene en cuenta la perspectiva de género lo que se impone es el «estándar masculino». Así lo aseguró ayer la ingeniera informática y profesora de la Universidad de Deusto Lorena Fernández en una charla en el seminario Ciberfeminismo que organiza la Casa de Colón.

Fernández, que impartió la charla magistral de la jornada de ayer bajo el título '¿Puede ser una máquina quitanieves machista?', justificó su crítica con varios ejemplos, desde el cinturón de seguridad de los coches a los 'emojis' que usamos en las comunicaciones. «En 1949 se creó el primer 'dummie'», el muñeco utilizado para analizar la seguridad de los vehículos en un accidente. «No se les ocurrió, hasta 1996 que también conducían o iban en el coche embarazadas», dijo, pero tampoco, hasta 2020, se adaptaron al cuerpo promedio de las mujeres.

Para la tecnología, abundó, el «estándar» es el de «un hombre, caucásico, heterosexual, de mediana edad y de clase media».

Lorena Fernández hizo referencia a un estudio sobre las máquinas quitanieves y el orden en el que limpiaban las calles, de ahí el título de su charla, «primero las calzadas y después las aceras o carriles bici, por donde van más mujeres que hombres», señaló.

La ingeniera recordó que no fue hasta 2016 cuando se introdujo el género en los 'emojis', pero no es solo cuestión de imagen. También los algoritmos, utilizados para hacer búsquedas o análisis de textos, traducciones o reconocimientos faciales, están «sesgados».

Las traducciones de Google, por ejemplo, señaló la experta, se basaban en libros publicados entre 1920 y 1990, por lo que la palabra más asociada a los hombres era «honorable» y a las mujeres «encantadora». «La sociedad está sesgada y la tecnología reitera ese sesgo, aunque nos digan que la tecnología es neutra», afirmo la ingeniera.

La profesora de Deusto también sacó a la luz el problema de un interfaz de programación de aplicaciones (API por sus siglas en inglés), que analizaba la toxicidad de los comentarios para moderar un foro. El término menos tóxico era «hombre», palabra a la que se le asignaba un 20%, las expresiones «mujer negra» o «mujer negra lesbiana» estaban catalogadas entre un 85 y un 87% de toxicidad, respectivamente. «Solo vemos la punta del iceberg», advirtió la experta.

Prejuicios

Los sesgos en los algoritmos «reflejan los prejuicios existentes» y «esto va de estructuras de poder», añadió la ingeniera. Por eso se preguntó «¿quién está diseñando la tecnología actual?» y lamentó la baja vocación científica entre las niñas.

Ella misma colabora en proyectos para incentivar esas vocaciones porque, a su juicio, es necesario romper con la «homogeneidad» del sector «por el bien del realismo». La sociedad, dijo, es «diversa» y las compañías deben hacerse eco de esa diversidad asumiendo las diferentes perspectivas. Y se congratuló de que ahora en la UE en los proyectos tecnológicos se exige incorporar la perspectiva de género desde el inicio de este. «Lo que hay que justificar es la ausencia de esa perspectiva», añadió.

La experta advirtió de que la «inteligencia artificial no predice el futuro» sino que «causa el futuro», de ahí, insistió, la necesidad de romper con el «estándar» en la tecnología.

«Internet está permitiendo construir un movimiento feminista 'online' fuerte, popular y reactivo»

El movimiento feminista está inmerso en la cuarta ola, que viene definida por la tecnología. Internet está permitiendo poder construir un movimiento 'online' fuerte, popular y reactivo», afirmó ayer la jefa de Servicio de Museos del Cabildo de Gran Canaria, Alicia Bolaños, en la inauguración del seminario Ciberfeminismo en la Casa de Colón.

Bolaños dijo que hay que acabar con el mito de que «la tecnología es cosa de hombres», Y definió el ciberfeminismo como un «feminismo enfocado al mundo digital y opera en tres ramas: la creación, la información alternativa y el activismo social».

El seminario, que también inauguraron la consejera de Cultura del Cabildo de Gran Canaria, Guacimara Medina, y la directora de la Casa de Colón, Elena Acosta, se enmarca en una serie de actividades que se desarrollarán en los museos insulares con la intención es analizar la brecha digital que existe entre las mujeres y hombres ante la presencia de internet y las redes sociales, así como el acoso y las barreras que sufren las mujeres en el ciberespacio.

Ayer la 'coach' tecnológica del Ayuntamiento de Santa María de Guía y mentora del programa Technovation, Mary Carmen González, habló sobre este programa internacional de fomento de emprendimiento tecnológico, que nació hace doce años en Silicon Valley y que llegó a España hace cinco años y a Canarias hace cuatro. La iniciativa va dirigida a chicas de 10 a 18 años a las que se les propone la creación de una aplicación para el móvil para resolver un problema social con una solución tecnológica, con el objetivo de fomentar su interés en la informática. González puso el ejemplo de una aplicación para la que personas mayores se organizaran con otras o una sobre la medición de la contaminación acústica.

El seminario continuará hoy con la periodista experta en comunicación y redes sociales y coordinadora de la Wikiesfera en Medialab Patricia Horrillo, y puede seguir en 'streaming' a través de los canales de YouTube y Facebook Live de la Casa de Colón.