El Gobierno retira la liga de videojuegos y apela al consenso

15/09/2018

La Consejería de Educación «aplaza» el proyecto que incluye la competición de ‘eSports’ en 20 institutos «para iniciar un diálogo político y social» en el que deben estar partidos, familias y profesorado. La consejera lamenta que la confrontación «haya afectado a los centros participantes y a las familias»

ETIQUETAS:

La polémica liga escolar de videojuegos no se desarrollará, de momento, este curso en los centros educativos de Canarias. Tras meses de defensa cerrada a pesar de las múltiples voces en contra, la Consejería de Educación anunció ayer mediante un comunicado que «aplaza» la puesta en marcha del proyecto que incluye la competición en 20 institutos de las islas –iba a comenzar el 10 de octubre– «para iniciar un diálogo político y social que permita dar a conocer en profundidad sus motivaciones y las ventajas para el alumnado que juega con asiduidad y para sus familias».

El controvertido proyecto ha acaparado el debate en el inicio de curso. El hasta ayer último episodio se vivió el miércoles en el Parlamento, donde todos los grupos políticos salvo Coalición Canaria censuraron la competición escolar y aprobaron una propuesta no de ley para que se retirara.

La consejera de Educación justificó ayer este cambio de rumbo ante la intención de grupos de la oposición en el Parlamento de tramitar una modificación de la Ley Canaria de Educación para vetar las competiciones de videojuegos en los centros, en concreto el PSOE y el PP. «No podemos permitir que por un proyecto piloto de tres meses en veinte centros se cambie una ley que es un orgullo de toda la comunidad educativa», declaró Monzón a este periódico.

El Gobierno se remitió a la propuesta de consenso y de crear una comisión parlamentaria lanzada el día anterior por PP y ASG para debatir cómo se deben abordar los videojuegos en las aulas para decidir paralizar la liga «y abrir el debate públicamente, que debe extenderse, además de los partidos, a toda la comunidad educativa», añadió la consejera. Monzón afirmó que del proyecto «se ha destacado más lo negativo y es necesario que se conozca en su conjunto», porque su «objetivo» es formar y educar en el uso responsable de los videojuegos.

Las voces críticas –oposición, sindicatos docentes o profesores de educación física, entre otros– acusaban directamente al Gobierno y a su presidente de intentar fomentar «el negocio» de los llamados eSports en los centros con una competición organizada por dos clubes privados, la UD Las Palmas y el CD Tenerife, sin tener en cuenta que es una actividad que fomenta el sedentarismo y puede crear adicción entre los jóvenes. La iniciativa tiene un presupuesto de 211.000 euros, más de la mitad destinado a comprar ordenadores para competir.

La consejera no descartó ayer que el proyecto se ejecute este curso porque «todo depende» de si se llega a un consenso, algo que parece muy difícil vistas las posiciones encontradas de quienes se tienen que sentar para alcanzar una postura común.

Monzón reconoció que esta polémica «ha enturbiado» el inicio de curso y lamentó que «la confrontación» haya afectado a las familias y a los centros que decidieron participar en el proyecto. «No podemos permitir eso», dijo. «Nosotros defenderemos este proyecto hasta el final y lo seguiremos haciendo en la comisión que se cree, pero lo aplazamos porque no podíamos permitir se que se llegara al extremo de cambiar la Ley Canaria de Educación», reiteró. Al ser preguntada cómo se tomó la decisión cuando el jueves por la mañana declaró que seguiría adelante con él, dijo que fue una decisión conjunta entre «el Gobierno, su presidente, la Consejería, el partido y el grupo parlamentario».

La consejera quiso dejar claro que el proyecto tenía el consenso de las Ampa, que pusieron líneas rojas que se cumplieron como ser una actividad extraescolar y voluntaria, que se desarrollara en secundaria, que tenía que tener el visto bueno de las familias de los centros o que no se invertiría dinero en comprar consolas para jugar.

  • 1

    ¿Está de acuerdo con que los trabajadores de Sanidad puedan jubilarse a los 60 años sin mermas retributivas?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados