La rectora de la ULL, Rosa Aguilar, y el rector de la ULPGC, Lluís Serra, en la sede de Canarias7. / JUAN CARLOS ALONSO

«Somos la única inversión posible para que Canarias tenga futuro»

La rectora de la ULL y el rector de la ULPGC coinciden en demandar al Ejecutivo canario una mejor financiación en un encuentro en CANARIAS7 donde mostraron su total sintonía

TERESA ARTILES/ LUISA DEL ROSARIO Las Palmas de Gran Canaria

Están tan de acuerdo que la única discrepancia que resaltan es la del último derbi canario de fútbol. Lluís Serra, rector de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), y Rosa Aguilar, rectora de La Laguna (ULL), escenifican en una entrevista conjunta en CANARIAS7 su sintonía y la convicción de que «la única fórmula de salir de pobre» es la inversión en la educación y en las universidades públicas canarias, en su doble vertiente de dar formación a través de la docencia y la investigación. «Somos la única inversión posible para que Canarias tenga futuro», resume la máxima dirigente de la universidad tienerfeña. «Entendemos que las universidades públicas tenemos que ir juntas, ha habido un cambio de ciclo y tenemos los mismos problemas», añade Serra.

Ambos destacan la pérdida de peso de las universidades públicas canarias en los sucesivos presupuestos regionales, y van de la mano en la negociación con el Gobierno para cerrar este año un contrato programa que garantice una financiación plurianual a cambio del cumplimiento de objetivos. Pero creen que para eso los poderes públicos y la sociedad en general deben «saber el valor que tienen las dos universidades públicas canarias». Y a veces no lo perciben, aseguran.

Vídeo.

Rivalidad por conveniencia

Lluís Serra explica la buena sintonía de ambas universidades porque tienen los mismos problemas, sin embargo, añade, «a lo largo de 35 años de historia» se ha «promovido la rivalidad entre ambas instituciones porque ha sido conveniente para algunos gobernantes tenerlas discutiendo sobre cuestiones menores para evitar un acuerdo en las cosas importantes». Con el cambio de «ciclo», los equipos de ambas «trabajan juntos. Creo que hay muy buena sintonía. Tenemos los mismos problemas y sumando multiplicamos la capacidad de influencia», añade.

Rosa Aguilar coincide. «Somos hermanas, tenemos las mismas necesidades y problemas y lo que hacemos es colaborar». Ambas instituciones, añade, «creemos en los objetivos del desarrollo sostenible y el 17 habla de establecer alianzas. Eso es lo que hemos hecho. La ULPGC, la más joven, nace de una demanda social. La sociedad cree que las universidades públicas nos permiten ser dueños de nuestro propio destino».

Rosa Aguilar y Lluís Serra. / Juan carlos Alonso

Los rectores piden al Gobierno un «último empujón» financiero
Los rectores saludándose. / Juan carlos Alonso

El rector de la Universidad de Las Palmas de Gran Canarias (ULPGC), Lluís Serra, cree que aún hay «tiempo de hacer cosas en este mandato» por las universidades públicas y «confía» en la «apuesta definitiva del Gobierno canario» por las universidades publicas. La rectora de La Laguna (ULL), por su parte, confía en que el presidente canario, Ángel Víctor Torres «conoce el valor de las universidades públicas» porque él mismo estudió en la ULL y le pide «un último empujón para que en los presupuestos de 2023 las universidades cumplan esas necesidades que tenemos para hacer llegar formación y conseguir una Canarias sostenible».

Ambos rectores han pedido, además, un «pacto» en el Parlamento canario por la investigación para «financiar el sistema canario investigador durante una década a razón de seis millones de euros al año». Eso, dice Aguilar, «es darnos un poquito de cariño. Creo que todo pasa porque crean y sepan del valor de la investigación para el Canarias».

Situación económica crítica

Ambos rectores explicaron en el Parlamento canario que necesitaban un «flotador» de 20 millones de euros cada una o podrían llegar a cerrar servicios. «Hablamos de un flotador y de subirnos al barco. El flotador para no ahogarnos es que necesitamos un presupuesto estructural mínimo. Si la media por alumno en las universidades españolas es de 10.500 euros nosotros estamos en 9.500 euros, 1.000 por debajo de la media nacional. Necesitamos 20 millones cada una por la pérdida de peso que hemos tenido en la Consejería de Educación. Hemos pasado de un 14% al 11,4%. No están priorizando a las universidades publicas. Si tuviéramos peso tendríamos esos 20 millones y eso es para no cerrar servicios. O dejamos de hacer cosas o, como en las familias, no tenemos con qué pagarlo. Y más ahora que esta subiendo todo. Además, desde 2011 nos hacen pagar un 23% más de la seguridad social de nuestros nuevos funcionarios. En el presupuesto de 2022 no tenemos incrementado el 2% de más que estamos pagando en las nóminas de nuestros trabajadores. Estamos en una situación crítica y es el flotador. Pero no queremos estar siempre en el agua, queremos que nos suban al barco y eso es el contrato programa que ya están negociando los gerentes», explicó Rosa Aguilar.

Serra, por su parte, lamentó que la automía financiera de las universidades no es elevada. Hasta para utilizar los remanentes, 30 millones en el caso de la ULPGC y 26 en el de La Laguna, han tenido que solicitar permiso a Hacienda. Este jueves, precisamente, el Gobierno aprobó la medida. «Deben darnos los instrumentos para que podamos competir. No podemos subir los precios, nosotros no podemos subir las tasas, y las nuestras son las más bajas del Estado y han permanecido congeladas durante años».

Vídeo.

Inversión

La pregunta, dijo Rosa Aguilar, es sobre el porqué «no se ve a las universidades como una inversión. La única fórmula de salir de pobre es de la educación, la formación universitaria. Y yo soy un ejemplo de ello. Sin universidad pública no estaría sentada aquí. Cuando digo tener universidades públicas nos permite ser dueños de nuestro propio destino es porque si no tenemos universidades ¿quién formaría a nuestros profesionales? Tendríamos graves problemas para tener abogados o arquitectos. En Canarias ya pasa eso en las islas no capitalinas. Cuando llevamos allí titulaciones algunos se terminan quedando. Tener profesionales es símbolo de una sociedad avanzada y es fundamental, sino tendríamos que cerrar las islas. Y después está la parte de la investigación. ¿Quién va a investigar temas concretos de Canarias? . Nos hemos puesto a investigar el volcán de La Palma y en cómo ayudar a la reconstrucción y a la población palmera. Nos tienen que conocer más. Somos una inversión y somos la única inversión posible para que Canarias tenga futuro».

Serra apunta a áreas como la oceanografía o el cambio climático y el importante papel de la investigación en las universidades. «La gran investigación se hace en las universidades. Esto no sucede en otros territorios».

Papel en los fondos europeos

Ambos rectores reconocen que el el diseño de proyectos para captar los fondos europeos tras la crisis sanitaria no se han sentido «protagonistas» cuando desde las universidades podrían haber monitorizado las propuestas. « No nos hemos sentido protagonistas nunca y deberíamos haberlo sentido porque podríamos ser mucho más tractores. La economía circular, la economía verde incluso Canarias con el cambio del modelo turístico. Corremos el riesgo de repetir errores del pasado. No poner las inversiones adecuadas en los lugares adecuados. En aquellas zonas donde se ha invertido en I+D+I se multiplica por cinco, o por seis lo invertido», dijo Serra.

« Cuando vivimos la pandemia y cómo de importante fue la investigación para conseguir una vacuna pensé que íbamos a volver a creer en la investigación. Pero con los fondos Next Generation las dos universidades públicas pusimos un proyecto para diversificar la economía y sigue sobre la mesa», lamenta la rectora de la ULL.

«Hay muchos investigadores que están participando, pero no las instituciones como gestoras. El Gobierno sabe que nos tiene a su disposición absoluta y que nuestra colaboración es total», añadió Serra.

Vídeo.

Contrato programa

El Gobierno defiende el contrato programa a cambio de objetivos. ¿A qué estarían dispuestas las universidades? Lluís Serra recuerda que el Ejecutivo habla de cinco indicadores. «Estamos de acuerdo y se pueden introducir más. Nuestra colaboración es total y absoluta».

Rosa Aguilar recuerda que las universidades son «instituciones de lo más auditadas», y que no lo temen. «Estamos acostumbrados a eso. Somos instituciones innovadoras que queremos la mejora para atender mejor a la sociedad.

Abandono

Las dos instituciones tienen un alto índice de abandono -estudiantes que dejan el grado tras el primer o segundo año- y ambas señalan que están intentando corregirlo introduciendo cambios como la mejora de las tecnologías de enseñanzas así como en nuevas titulaciones. «Lo que queremos es ser dueños de nuestro destino y para eso tenemos que ser universidades multidisciplinares, no solo formar en aquellas profesiones en las que aparentemente hay demanda porque el mercado así lo dice. Tenemos que crear profesionales en todos los ámbitos para ser un territorio sostenible».

Competencia de las privadas

Sobre las universidades privadas en las islas Serra asegura que «si se les exige lo mismo» que a las públicas « no son competencia». El problema puede surgir «en determinadas áreas» del conocimiento pero «con el desarrollo de la nueva ley de universidades veremos quién puede y quién no puede seguir llamándose universidad. Nuestro fuerte es la investigación», añade.

Por su parte, Rosa Aguilar está de acuerdo. «No son competencia en ningún sentido. Damos distintos productos y servicios. En las universidades públicas no tenemos profesores tenemos investigadores que dan docencia. El producto es diferente», afirma.

Vídeo.

Renovación de docentes

Las dos instituciones afrontan jubilaciones masivas en los próximos años y la renovación de las plantillas no es tan rápida como quisieran. «Ojalá pudiéramos nosotros contratar a 1.600 docentes como ha anunciado Educación», dice Serra. Para «sacar 30 y pico plazas de profesor hay que hacer un esfuerzo tremendo. Es complicadísimo, recuerda. Según Rosa Aguilar, «Todo pasa por la financiación y desde 2011 la seguridad social se ha incrementado 23%. De cada cuatro funcionarios que se jubilan podemos contratar a tres. Estamos perdiendo masa muscular. Es como el máster del Profesorado, estaríamos encantados de ofertar más plazas pero necesitamos recursos», coinciden ambos rectores.

Duplicar titulaciones

Ambos están de acuerdo en que hay titulaciones en las que puede hacerse para dar respuesta a la demanda social. Se hace, dicen, después de pensarlo bien y siempre con un consenso.

Relación con la FP

Hay que hacer autocrítica, dice Serra, para corregir el distanciamiento entre la universidad y la Formación Profesional (FP). Ambos creen que las universidades deben adaptarse a la realidad regional social y territorial y hacer «pedagogía» porque hay «resistencias», afirmó Aguilar.