Una «apertura de curso alternativa» para criticar la gestión del Rectorado

21/09/2018

Unas 200 personas se concentran en Humanidades para exigir al rector de la ULPGC que «negocie». Piden que se consolide al personal en precario o se mejoren las infraestructuras,

T.A. / Las Palmas de Gran Canaria

Unas 200 personas, entre estudiantes, docentes –muchos de ellos asociados– y personal de administración y servicios, participaron ayer en las escalinatas de la facultad de Humanidades en una «apertura alternativa del curso» en la que, ataviados con camisetas negras, quisieron denunciar lo que consideran una gestión «ineficiente» del actual equipo rectoral encabezado por Rafael Robaina. Tienen previsto que la protesta se repita hoy a las puertas del Rectorado antes del inicio del acto oficial de inauguración del curso.

En la protesta, convocada por sindicatos como CSIF, CC OO y APU y grupos de estudiantes de varios centros, se leyó un manifiesto titulado En defensa de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria en el que definen el último curso de la ULPGC como «uno de los más aciagos» en la institución. Exigen al equipo rectoral «que se siente a negociar» para que haya «un cambio de rumbo».

La pancarta que encabezó el acto incluyó como reclamaciones «una docencia de calidad, la creación y consolidación del empleo, una gestión transparente y no improvisada y la recuperación de las instalaciones universitarias». Contratos dignos para el personal, la apertura de la cafetería de Humanidades, una gestión más transparente o la mejora de las infraestructuras fueron otras exigencias que portaban los participantes en la concentración.

En el escrito se critica la falta de contrataciones y el alto nivel de precariedad en el colectivo docente, con la ausencia de un plan de plantillas que consolide los puestos, sobre todo los asociados, que han pasado los últimos años «malviviendo con sueldos entre 400 y 600 euros». Se denuncia también el «reajuste» puesto en práctica por el equipo rectoral que «no garantiza que cada profesor imparta las materias de su área de conocimiento», los recortes en la oferta de másteres, las actuales normas de progreso y permanencia del alumnado o la ausencia de un plan para potenciar la investigación.