Un grupo de alumnos en una facultad / R. C.

Puedes pedir beca aunque no sepas qué estudiarás ni si tendrás un 5

Más de 165.000 jóvenes solicitan la subvención nada más abrirse el plazo el año en el que se sabrá si tienes derecho a la ayuda y de cuánto antes de matricularte

Alfonso Torices
ALFONSO TORICES Madrid

La mejora del sistema de gestión de becas ha creado expectación entre los estudiantes. En los primeros cinco días de apertura del plazo de solicitudes más de 165.000 niños, adolescentes y jóvenes han registrado el formulario oficial en busca de una ayuda para poder iniciar o continuar sus estudios en el instituto, el centro de FP o en la universidad. Se trata de un volumen enorme si se tiene en cuenta que las solicitudes registradas ya equivalen a uno de cada seis estudiantes que el Ministerio de Educación calcula que lograrán la subvención de cara al próximo curso. Sus técnicos estiman que rozarán por primera vez el millón, ya que, a diferencia de la anterior etapa de ejecutivos del PP, no habrá tope de beneficiarios. Recibirán ayuda todos los que cumplan los requisitos, sean los que sean.

La avalancha de solicitudes coincide con el primer año en el que Educación garantiza que todos los peticionarios de becas podrán saber este verano, antes de matricularse, si tienen derecho a la asignación y en qué cuantía. Algo fundamental para los alumnos de familias más modestas, especialmente si su objetivo es recibir una formación para la que tendrán que desplazarse a otra localidad distinta de la que viven.

Para poder cumplir el compromiso, una mejora que alumnos, docentes y rectores reclamaban desde hace años, el ministerio ha adelantado cuatro meses el plazo para el registro de aspirantes. Se abrió el 30 de marzo y se cerrará el 12 de mayo próximo. Hasta este año las primeras solitudes de becas se entregaban sobre el mes de julio, lo que hacía que muchos alumnos llegasen a las navidades sin saber todavía si tendrían ayuda o no, y de qué cuantía, pese a llevaban ya dos meses de clases. Esto era una fuente de preocupaciones y angustia para las familias, pero también un motivo de abandono de los estudios, ante la incertidumbre de si podrían hacer frente o no a los gastos educativos.

Hasta el 12 de mayo

La clave del nuevo sistema es acelerar al máximo la comprobación de las rentas de la familia del aspirante, para saber así si cumple los requisitos económicos mínimos para tener beca y si sus ingresos le dan derecho solo a la gratuidad de la matrícula o también a las demás ayudas adicionales. Por este motivo, los responsables educativos aclaran a los estudiantes que pueden presentar su solicitud de beca antes del 12 mayo aunque hasta días o semanas después no vayan a saber si cumplen con el 5 de media académica mínimo para lograr la ayuda, aunque todavía mediten qué es lo que van a estudiar o, incluso, aunque a día de hoy no tengan claro siquiera si van a continuar con los estudios. En un primer momento, en el formulario básico, solo se le van a solicitar unos datos mínimos provisionales, que podrán modificar y completar más adelante.

Los presupuestos aprobados por el Ejecutivo aportará este año 2.134 millones de euros para ayudas al estudio, casi el doble de la cantidad que se destinaba hace cinco años, lo que se calculan que permitirá disfrutar de beca a unos 986.000 jóvenes -incluidos alumnos con necesidades educativas especiales- tanto de los institutos como de las universidades.