Llegan las pruebas de cuarto de la ESO

23/04/2018

En este último trimestre del curso se deben llevar a cabo en las comunidades autónomas las pruebas de la evaluación final de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), que tendrán solo carácter diagnóstico como en el año pasado, pero que siguen contando con el rechazo de parte de la comunidad educativa.

ETIQUETAS:

Aunque la Lomce establecía que se trataba de una prueba necesaria tras aprobar cuarto de la ESO para obtener el título de Secundaria, el departamento que dirige Íñigo Méndez de Vigo decidió el pasado curso dejar sin efecto ese último requisito mientras se trabaja por un Pacto por la Educación.

Fuentes del Ministerio han recordado asimismo a Efe que los resultados de las actuales pruebas no se reflejan en el currículum académico del alumno.

Sin embargo, estas pruebas siguen siendo rechazadas por parte de la comunidad educativa y, por ejemplo, en la Comunidad de Madrid los sindicatos de docentes de CCOO, UGT, STEM y CGT, integrados en la Plataforma Regional por la Escuela Pública, han convocado para los días 24, 25, 26 y 27 de abril y 7 y 8 de mayo una huelga del profesorado contra estas pruebas.

Además, el Sindicato de Estudiantes ha llamado al alumnado de toda España a boicotear dichas pruebas al no presentarse a las mismas bajo el lema: "Haz un Cifuentes, no te presentes".

La orden ministerial sobre estas pruebas para el curso 2017-18, publicada en el BOE el pasado enero, señala que una selección de alumnos de cuarto de la ESO y de centros es suficiente para obtener datos representativos, aunque se permite a las Administraciones educativas elevar el número de centros participantes.

Por tanto, la evaluación la harán los centros y alumnos que las autonomías decidan, con independencia de sus calificaciones, y carecerá de efectos académicos.

La evaluación de cuarto de la ESO tendrá una duración de un máximo de cuatro días en los centros y de cinco en aquellas comunidades con lengua cooficial.

Cada prueba -sobre Lengua Castellana y Literatura, primera lengua extranjera, Matemáticas y Geografía e Historia- tendrá una duración de 60 minutos y se establecerá un descanso entre pruebas consecutivas de, como mínimo, 15 minutos.

Contendrán preguntas abiertas y semiabiertas y también podrá haber preguntas tipo test o de opción múltiple.

Según la orden del Ministerio, las pruebas se contextualizarán en entornos próximos a la vida del alumnado: situaciones personales, familiares, escolares y sociales, además de entornos científicos y humanísticos.

De forma simultánea a la evaluación se aplicará un cuestionario de contexto para el alumnado, en el que se le puede preguntar en qué país ha nacido él y sus padres, cuántos días ha faltado a clase, si utiliza ordenador con frecuencia, cuántos dispositivos de información digital o cuántos libros hay en su casa y en qué trabajan sus progenitores.

Finalmente, las comunidades elaborarán un informe en el que reflejarán los resultados obtenidos, expresándolos en seis niveles de desarrollo competencial y podrán hacer informes para cada centro seleccionado, siempre que la muestra lo permita.