La ULPGC cancela 44 tarjetas de crédito para gastos de investigadores

05/10/2018

La medida afecta a proyectos del plan nacional y se tomó después de que el Consejo Social no pudiera verificar pagos. Los afectados, «dolidos», critican que se condene un sistema por pocos casos.

ETIQUETAS:

Las Palmas de Gran Canaria

El equipo de gobierno de la Universidad grancanaria ha desactivado 44 tarjetas de créditos que utilizaban investigadores ligados a proyectos financiados en el plan nacional después de que el Consejo Social, órgano de control económico, detectara casos con gastos difíciles de verificar. El coordinador de la conferencia de directores de institutos universitarios de investigación de la ULPGC, Rafael Pérez, sacó la polémica ayer al final del Consejo de Gobierno y afirmó que la medida ataca a «la moral» de los investigadores.

«Si han detectado supuestas malas praxis en casos concretos, que lo investiguen, pero lo que no pueden hacer es condenar todo un sistema», afirmó. Pérez, que es director del Instituto Universitario para el Desarrollo Tecnológico y la Innovación en Comunicaciones (Idetic), explica que la tarjetas, que están «superauditadas», son utilizadas básicamente para pagar las asistencias a congresos o sacar billetes de avión y su cancelación supondrá, al tener ahora que adelantar el dinero, que muchos investigadores desistirán de acudir a foros, yendo en detrimento de la producción investigadora del centro académico. «El 90% de los cargos son fondos ya acreditados», puntualizó.

«Es un problema moral, de ánimo», afirmó el investigador. La cancelación de las tarjetas fue comunicada a los afectados a mediados de septiembre y el día 30 las tarjetas dejaron de estar operativas. «La universidad tiene el listado de los gastos y el control se debe hacer de una forma inmediata; lo que no tiene sentido es por unos casos puntuales se tome una medida tan drástica, porque antes de hacerlo Consejo Social y Rectorado deberían haber hablado y solventar el problema», añadió el director del Idetic, que aseguró que el colectivo está «dolido».

165.000 euros

Por su parte, el vicerrector de Investigación de la ULPGC, José Pablo Suárez, explicó ayer a este periódico que la medida afecta a 44 de los 359 proyectos que se desarrollan en la universidad grancanaria. En realidad, se desactivaron 75 tarjetas, pero una treintena estaba ya en desuso porque las investigaciones a las que estaban ligadas habían finalizado. En 2017 las tarjetas afectadas tuvieron un movimiento de 165.000 euros.

El vicerrector relata que fue en julio cuando el Consejo Social informó al Rectorado de que habían detectado pagos ligados a una cuenta que costaba verificar y planteaba la necesidad de un control más exhaustivo. Posteriormente, añade, se pidió un informe al Servicio de Investigación y, debido a que la mayoría son pagos internacionales, se detectaron casos difíciles de verificar. Ahora se analizarán a fondo «posibles inexactitudes» analizando pagos ya realizados para buscar «una alternativa».

Mejor solución

Suárez, que calificó la decisión como un ejemplo «de transparecencia» y de querer dar ejemplo, afirmó que desde el Vicerrectorado y la Gerencia de la ULPGC se decidió retirar las tarjetas para «encontrar una mejor solución para los investigadores» de aquí a diciembre.

El miembro del equipo rectoral reconoció que la decisión puede ralentizar gestiones como la organización de viajes y que los investigadores tendrán que adelantar algunos gastos como la inscripción en congresos, aunque matizó que el problema afecta a una minoría del personal investigador, «unos 60 entre los más de mil investigadores que hay en la universidad». Rechazó además que esto suponga un freno para la actividad investigadores en la institución académica. «Hemos tomado esta medida para protegerlos», resumió el vicerrector.