Canarias aprueba el decreto que establece la ordenación y el currículo de Primaria

Aún quedan por aprobar las normativas de la ESO y el Bachillerato

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

El Consejo del Gobierno aprobó este jueves, el decreto por el que se establece la ordenación y el currículo de Primaria en las islas, tras recibir la conformidad del Consejo Consultivo a través de su dictamen, quedando ahora pendiente el trámite de publicación en el Boletín Oficial de Canarias (BOC).

Aún están pendientes de aprobar los currículos de la ESO y Bachillerato, que siguen su proceso de tramitación. Según fuentes de la Consejería de Educación, que no ponen fecha concreta para su aprobación, ya se han recibido e incorporado las aportaciones a los borradores del decreto las aportaciones del Consejo Escolar, de Información Pública y de las direcciones generales.

La Lomloe, más conocida como ley Celaá, se ha implantado este año en los cursos impares y el próximo se completará con los pares. Los docentes han tenido que programar en base a los borradores de los currículos, que se han retrasado

Respecto a Primaria, la nueva ley educativa, la Lomloe, modifica de forma significativa la ordenación y la organización de las enseñanzas y recuperan los tres ciclos antes existentes en la etapa de Primaria, al reordenar las áreas con objeto de favorecer el desarrollo y la adquisición de las competencias en el alumnado.

Dicha norma introduce importantes cambios, muchos de estos derivados de la conveniencia de adaptar el sistema educativo a los retos y desafíos del siglo XXI, de acuerdo con los objetivos fijados por la Unión Europea y la Unesco para la década 2020-2030, por lo que este currículo establece los aprendizajes que han de regir la práctica docente en Primaria y contribuye a la adaptación del sistema educativo canario a los retos y desafíos presentes.

Los principios que han guiado la concreción del currículo se materializan en la importancia de que el alumnado adquiera los aprendizajes imprescindibles para continuar su desarrollo como ciudadanía activa, crítica y responsable en el plano individual, social y académico-profesional; una norma que facilita y orienta el desempeño docente, que fomenta la integración de las áreas en situaciones de aprendizaje funcionales y contextualizadas a través de la participación activa en entornos socialmente relevantes y significativos, y que se puedan simular en el contexto educativo.

Asimismo, esta herramienta visibiliza los principios pedagógicos de una escuela que persigue el éxito de todo el estudiantado que supera factores generadores de desigualdad y el riesgo de exclusión social, y que facilita las relaciones entre áreas al tiempo que cuida la coherencia y el tránsito entre etapas y ciclos a través de la progresión adecuada de todos los elementos curriculares, por lo que resulta necesario prestar una especial atención al paso desde Infantil a la continuidad hacia la Educación Secundaria Obligatoria, todo ello con el fin de garantizar desde los primeros años de escolarización la continuidad en la formación del alumnado y la prevención del abandono escolar temprano.

Objetivos del currículo

En definitiva, en esta etapa se pretende que el alumnado acceda a aprendizajes que garanticen una formación integral que contribuya al desarrollo de su personalidad y lo prepare para cursar con aprovechamiento la Educación Secundaria Obligatoria (ESO).

Las áreas que conforman esta enseñanza se centran en el desarrollo y la adquisición de las competencias clave a través de la participación activa del alumnado en situaciones de aprendizaje funcionales y contextualizadas, de manera que pueda continuar desarrollándose en el plano individual, social y académico. En este sentido, los currículos integran valores y aprendizajes que inciden en el ejercicio de una ciudadanía responsable, consciente y respetuosa de los derechos y las libertades fundamentales.

Además, la educación en el patrimonio natural, social e histórico-cultural canario impregna todos los currículos de esta etapa y favorece que el alumnado conozca, aprecie y respete los aspectos culturales, históricos, geográficos, naturales, sociales y lingüísticos más relevantes del archipiélago.

En la redacción de este decreto y sus currículos se sigue considerando fundamental la educación emocional del alumnado, de manera que, desde todas las áreas de la etapa y, especialmente, a través de la implementación del área de Educación Emocional y para la Creatividad -que se extiende hasta el 6º curso-, se incide en que el alumnado aprenda a percibir, reconocer y comprender sus emociones, desarrollando una conciencia emocional que le permita generar vínculos afectivos positivos y empáticos. Otro aspecto novedoso es el incremento en la presencia de la Educación Física y la Educación Artística.