Educación plantea no abrir centros en mayo y volver a clase en octubre

13/05/2020

La Consejería presenta a los agentes educativos un primer borrador de desescalada en los colegios y algunos, como experiencia piloto y voluntaria, podrían ponerse en marcha en junio

La lucha contra el coronavirus ha trastocado buena parte de la vida social y uno de los sectores más afectados en esta «nueva normalidad» hacia la que transitamos es el educativo. Ayer la Consejería de Educación presentó a las centrales sindicales más representativas un primer borrador de la «desescalada» hacia ese futuro marcado por el virus. Entre las medidas que se plantean está el no volver a las clases presenciales este curso y comenzar el siguiente a principio de octubre, tras semanas después de lo habitual.

El borrador del plan de desescalada educativa que se discutirá en los próximos días está estructurado en cuatro etapas. En la primera, que ya está en marcha y abarca hasta final de mayo, ya se ha empezado a desinfectar los centros y se irá incorporando poco a poco los equipos directivos y el personal de administración y servicios como estaba previsto en la propuesta del Gobierno central para los territorios que entraran en fase 1 como Canarias.

En esta etapa se propone también que cada centro analice las necesidades para afrontar la reincorporación del personal y del estudiantado. Pero, de momento, se descarta abrir los centros al alumnado menor de seis años, así como para el refuerzo de quienes van a titular, esto es, 4º de la ESO, 2º de bachillerato y 2º de FP.

En la segunda etapa, que se extiende a todo el mes de junio, si contempla la posibilidad de que algunos centros, a modo de experiencia «piloto» y de forma voluntaria, abran sus aulas o al menos algunas de ellas. También que el alumnado que titula pueda pedir cita previa para solventar dudas. Cabe recordar que el estudiantado de 2º de bachillerato puede presentarse a la prueba de acceso a la universidad (EBAU) a principios de julio.

En la tercera etapa, el mes de julio, se dedicaría según este borrador a la planificación del próximo curso. La Consejería espera que en estas fechas Sanidad ya debe tener avanzados los protocolos que exigirá al sector educativo. Y ya la última etapa de la desescalada, entre principios de septiembre y principios de octubre se reorganizarían los espacios educativos y se prepararían los centros para entrar en la «nueva normalidad» el 5 de octubre, con el transporte escolar y los comedores ya funcionando, pero no como los conocíamos hasta ahora.