La consejera Manuela Armas durante su comparecencia este martes en comisión parlamentaria. / EFE

Educación insta a la universidades públicas canarias a ampliar las plazas del máster del profesorado

La consejera Manuela Armas comparece en comisión parlamentaria para dar cuenta de los centros superiores canarios a los que pide adaptarse a la demanda del estudiantado y que busquen financiación propia

Luisa del Rosario
LUISA DEL ROSARIO Las Palmas de Gran Canaria

La consejera de Educación, Manuel Armas, pidió hoy a las universidades públicas que aumenten su oferta de másteres, especialmente del máster del profesorado, un titulo imprescindible para dar clase en Secundaria, ya que cada año cientos de estudiantes canarios se quedan sin plaza y muchos se ven obligados a inscribirse en universidades privadas donde cuesta al menos ocho veces más. Armas recordó que en la Laguna el pasado año se prematricularon casi 1.500 estudiantes en este máster que ofrece 308 plazas presenciales y otros tantos en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, que oferta otras 300 plazas. «Y este año estarán por el estilo. En las universidades públicas este máster cuesta 707 euros, en la Europea 7.400 y en la del Atlántico Medio 5.750 euros», añadió. Armas expuso esta demanda en la primera comparecencia en comisión parlamentaria en la que hablaba de la situación de las universidades públicas canarias.

Armas explicó que cuando accedió a la Consejería decidieron hacer un «diagnóstico» sobre la situación de las universidades para «saber cómo estaban, su financiación, el alumnado, los títulos que impartían...». La consejera resaltó en su comparecencia el «alto número» de universidades privadas que hay en Canarias, cuatro frente a dos públicas. También explicó que con el diagnóstico se habían dado cuenta de que cada universidad se había especializado» en un área de conocimiento aunque las públicas ofrecían títulos en todos. «Me parece importante este retrato porque siempre he considerado que nosotros deberíamos tener universidades publicas complementarias más que duplicadas», añadió.

También analizaron la evolución del estudiantado matriculado entre 2008 y 2022 «y vemos claramente que las universidades privadas van aumentando significativamente el número de alumnos y en las publicas baja, aunque ahora esta mantenido».

Sin embargo, cuando se analizan las matriculaciones en los másteres, las privadas están aumentando muchísimo frente a las públicas. Eso nos demuestra las publicas no dan ofertas necesaria, y aunque no cabe duda son autónomas para decidir, no dejan de ser servicio publico y deben dar respuesta las demandas de la sociedad. Los alumnos tienen que irse a la privada porque en la publica no hay oferta suficiente. Es necesario ampliar el número de plazas en los másteres habilitantes del profesorado. Hasta en la pandemia nos dimos cuenta de que no teníamos docentes, tuvimos que traer gente de fuera porque auí no había profesorado con el máster habilitante», añadió.

La consejera explicó con unos gráficos también la cantidad de másteres que ambas universidades han eliminado por falta de alumnado y abundó en adecuar la oferta a la demanda.

También habló de la financiación de las universidades públicas y recordó que habían cumplido con el contrato programa firmado hasta 2022 y que lo habían aumentado para atender a las nuevas necesidades, como la pandemia. Sin contar «el covid, en 2022 fueron 129 millones para la ULL y 114 para la ULPGC», aclaró.

Las universidades son autónomas, dijo, « pero tienen una dependencia absoluta del Gobierno financieramente, el 65% de la financiación de las universidades públicas en España, de media,lo ponen los gobiernos, pero en Canarias, dijo la consejera, es el 77,76%. «Esa es la dependencia», abundó.

«¿Qué hacen otras universidades para resolver este asunto? Buscan fondos ajenos a la Consejería. Se buscan la vida para completar presupuesto. Las universidades canarias tienen un déficit en ese sentido. Por eso es importante vincular los presupuestos en función de objetivos», afirmo Armas.

La consejera también explicó que al hacer el análisis de las dos universidades públicas se «asombraron» al comprobar que cuando el alumnado solicita beca para estudiar una carrera lo hacen ara irse fuera «y viendo a dónde van muchos de ellos es para hacer un doble grado. Aquí La Laguna no tienen ninguno y la ULPGC tiene seis». El curso pasado 2.253 chicos y chicas se fueron a otras universidades. «Estamos perdiendo estudiantes», lamentó Armas.