La portavoz del grupo parlamentario Popular, Cuca Gamarra, en la concentración de los profesionales de la concertada, ayer frente al Congreso. / efe

Aprobada la enmienda para que el castellano deje de ser lengua vehicular

Vox se suma a PP y Cs para recurrirla al Tribunal Constitucional y el PSOE dice que la enseñanza en español está garantizada

J. A. G. Madrid

La enmienda pactada entre PSOE, Unidas Podemos y ERC, para eliminar la referencia a que el castellano sea lengua vehicular en la enseñanza ha quedado este jueves aprobada en la ponencia de la Comisión de Educación del Congreso, donde se tramita la Lomloe, (la reforma de la ley educativa, también conocida por ley Celaá) y donde se están estudiando otras 1.200 enmiendas. Los grupos parlamentarios de PP, Ciudadanos y Vox, que votaron en contra, ya han anunciado que recurrirán la enmienda ante el Tribunal Constitucional (TC). Los tres partidos ven en ella «una cesión a los partidos independentistas» para que apoyen al Gobierno en los Presupuestos Generales del Estado, que se están negociando estos días. Organizaciones como la Asamblea por una Escuela Bilingüe o la plataforma Societat Civil Catalana (SCC) también han expresado su rechazo.

El texto -que según fuentes parlamentarias citadas por Efe salió adelante con 26 votos a favor, 16 en contra y la abstención del PNV- deberá debatirse después en la Comisión de Educación y posteriormente en el Congreso y el Senado para su aprobación definitiva.

La normativa vigente, la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (la Lomce, también conocida como ley Wert) aprobada por el PP en 2013, establece que «el castellano es lengua vehicular de la enseñanza en todo el Estado y las lenguas cooficiales lo son también en las respectivas Comunidades Autónomas, de acuerdo con sus Estatutos». La enmienda aprobada propone que el texto quede reformado así: «Las Autoridades educativas garantizarán el derecho de los alumnos y las alumnas a recibir la enseñanza en castellano y en las demás lenguas cooficiales en sus respectivos territorios de conformidad con la Constitución Española y los Estatutos de Autonomía». Desaparece, por tanto, el término 'lengua vehicular'.

Para la portavoz socialista en la Comisión de Educación, Luz Martínez Seijo, el nuevo texto «no puede ser más garantista». Seijo recordó que 'lengua vehicular' «no es un término jurídico» recogido en la Constitución. «Lo que queremos es volver al marco constitucional y dar una garantía a todos los estudiantes para que puedan recibir la enseñanza en español y en su lengua cooficial. No sé dónde está el conflicto. Si recurren al TC», dijo en referencia a los anuncios de PP, Cs y Vox, «estarán rozando el absurdo porque van a recurrir la propia Constitución».