Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 16 de junio
Imagen de archivo de alumnado en una actividad en el Centro de Educación Especial de Siete Palmas, en la capital grancanaria. C7
Canarias abrirá tres nuevos centros de educación especial el próximo curso

Canarias abrirá tres nuevos centros de educación especial el próximo curso

450 alumnos y alumnas de los más de 27.000 con Necesidades Específicas de Apoyo Educativo (NEAE) de las islas acuden a un centro especial

Luisa del Rosario

Las Palmas de Gran Canaria

Lunes, 20 de mayo 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La consejería de Educación prevé abrir en septiembre, es decir, para que estén operativos el próximo curso 2024-25, tres nuevos centros de educación especial con lo que Canarias contaría con 15 espacios de este tipo. Un centro de educación especial (CEE) es un centro específico para escolarizar a «exclusivamente» al alumnado con Necesidades Educativas Especiales (NEE) que requieran «de adaptaciones que se apartan significativamente del currículo, en la mayor parte o todas las áreas o materias y precisan de la utilización de recursos muy específicos o excepcionales, de difícil generalización, así como un mayor grado de supervisión y ayuda para el desarrollo de las actividades propias para su edad».

Hace unas semanas el Comité de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad emitió un informe llamando la atención a España por mantener este tipo de centros al considerar que la «educación especial» es «segregadora al separarlos del resto del alumnado. En esa situación están unos 41.000 estudiantes en España. En Canarias hay 27.420 estudiantes con NEAE, de ellos 450 son de NEE y acuden a uno de los doce centros que hay actualmente en las islas, cinco en Gran Canaria, cuatro en Tenerife, uno en La Palma, uno en Fuerteventura y uno en Lanzarote. La idea ahora es abrir uno más en Gran Canaria, en la zona de Santa Lucía de Tirajana, y dos en Tenerife.

La ONU, sin embargo, pide «derogar, de forma prioritaria y urgente, toda ley vigente que permita o perpetúe la segregación educativa de las personas con discapacidad a través de su escolarización en escuelas o centros especiales y unidades específicas en aulas ordinarias», pero, según explica el director general de Ordenación de las Enseñanzas, Inclusión e Innovación, David Pablos, son las propias familias las que piden que sus hijos e hijas estén en este tipo de centros.

«Hay alumnado que requiete atención casi individualizada»

«El horizonte es siempre la búsqueda de la inclusión, pero sin perder el principio de equidad que nos marca la ley de educación. No hay que darle a todos lo mismo, sino lo que necesitan. No podemos negar al alumnado unas medidas extraordinarias y espacios y recursos adecuados. Las propias familias del alumnado de los centros de educación especial se levantaron para rogar que no se eliminaron porque ven cómo beneficia este tipo de centros a sus hijos e hijas». Y no solo es cuestión de recursos, advierte Pablos. «Aunque los tuviéramos» para dotar a todos los centros de enseñanza, «hay alumnado que requiere una atención casi individualizada. Recursos extraordinarios que no se pueden dar en un aula ordinaria», abunda.

Pablos pone un ejemplo concreto. «Estoy visitando todos los centros de educación de las islas para hacernos una imagen de la atención a la diversidad. Un niño de cinco años con TEA ha estado escolarizado desde los tres en un centro de educación especial. Al principio fue un duelo para la familia. Ahora después de tres años recibiendo la atención que necesita este alumno el próximo curso va a ir a un aula ordinaria con recursos. Si hubiera seguido en infantil en un grupo ordinario y no se hubiese estimulado en un centro de educación especial este niño quizás no hubiera podido tener la atención que requería».

35 nuevas aulas enclave

«Hay alumnado que lo necesita. El principio de equidad es también una de nuestras guías. Hay alumnado con necesidades educativas especiales que puede estar en un aula ordinaria con recursos adicionales y alumnado escolarizado en aulas enclave con un programa de participación con los grupos ordinarios y hay otro perfil de alumnado con mayor grado de dependencia o afectación», añade David Pablos.

«Si todo va bien estamos hablando de que en septiembre tendremos tres nuevos centros de educación especial y 35 nuevas aulas enclave. Es una demanda de la sociedad. Son las propias familias las que nos piden nuevos centros porque algunos de ellos tienen ratios elevadas mientras otras demandan un aula enclave en el centro más cercano de su domicilio», con todo, insiste, «seguimos apostando por aulas más inclusivas».

Vita Fernández, orientadora educativa de la Consejería de Educación, recuerda que la reivindicación de la ONU no es nueva, y que las familias se oponen. «Los centros de educación especial no pueden desaparecer. Hay alumnado que requiere medidas de alta intensidad, muy especializada e incluso instalaciones con grúas, camillas,... son recursos de difícil generalización». No obstante, añade, «lo que si es verdad es que la tendencia actual que se llegue al mayor nivel de inclusión posible y que los niños y niñas puedan participar de todas las actividades compañeros de su edad».

El Consejo Escolar de Canarias pide que se mejoren las infraestructuras y que se «cubran» más zonas

En el Informe sobre la realidad educativa de Canarias: Políticas para la igualdad de oportunidades, del Consejo Escolar de Canarias la institución detectaba «un creciente envejecimiento de las infraestructuras» de los centros de educación especial (CEE) «agravado por el creciente número de alumnado» que atiende. «Las dificultades motoras, entre otras, hacen especialmente importante el estado de las instituciones educativas, tanto por la eliminación de barreras arquitectónicas como para evitar caídas y accidentes», decía el ConsejoEscolar.

El mapa de escolarización de estos centros, señalaba el mencionado informe, «tiene zonas relativamente amplias sin cubrir» como el sur de Gran Canaria. Precisamente en este curso se abrió un quinto centro en la isla, en San Bartolomé, y para el próximo Educación prevé la apertura de uno más en San Lucía de Tirajana, además de otros dos en Tenerife.

Los CEE «fueron construidos hace décadas y sus instalaciones resultan insuficientes para las necesidades de nuestra población», recogía el informe.

El Consejo Escolar instaba a «mejorar la financiación, equipamiento e infraestructura» de estos centros y, además, a que se estudiara «la posibilidad de ampliar la excepcionalidad por edades (superiores a los 21 años actualmente establecidos), en función del perfil del alumnado y no solo debido a su edad».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios