Los padres de las niñas, de espaldas y junto a las menores, esta mañana a la entrada del colegio, charlando con dos integrantes del equipo directivo. / JORGE REY

Dos alumnas que se niegan a usar mascarilla no podrán ir al colegio

La medida se aplicará desde mañana jueves y las dos hermanas recibirán «atención educativa» a domicilio si sus padres persisten en incumplir la normativa sanitaria del centro

MARÍA JOSÉ TORREJÓN

Nuevo golpe de timón en el caso del colegio público Alba Plata de Cáceres. La Junta de Extremadura endurece su postura y decide que, a partir de mañana, ningún alumno de este centro podrá acceder a su interior si no lleva la mascarilla puesta. De esta manera, las dos hermanas que hasta ahora han acudido a clase sin ella, por deseo de sus padres, no podrán entrar al colegio si no se la ponen.

Como medida alternativa, Educación propone que reciban «atención educativa» desde casa. Pero esto no implica que tengan clases on line en horario escolar, según ha explicado desde Mérida Francisco Javier Amaya, secretario general de Educación de la Junta de Extremadura.

Amaya ha narrado todo el proceso que se ha seguido hasta ahora, tras consultar los servicios jurídicos de la consejería, así como la abogacía general. Y ha expuesto que primero se ha tratado de llevar a cabo un proceso de mediación con los padres, que no ha resultado exitoso. «Se está produciendo una fricción de derechos fundamentales», ha dicho en referencia al derecho a la salud y a la educación.

Y en este caso, ha añadido, se ha hecho valer el derecho a la salud al considerar que el resto de alumnos y profesores estaban en riesgo. «Se trata de una decisión muy compleja», ha apostillado. Y, además, ha argumentado que la medida adoptada ayer, la de aislar a las hermanas en un aula separada, era una decisión cautelar.

La comparecencia del secretario general de Educación se ha producido apenas unas horas después de la protesta de los profesores, que se han negado a impartir clase a las niñas sin mascarilla.