Diez plantas que limpian el aire de casa

02/06/2020

La NASA financió la investigación de las propiedades de ciertas especies para absorber contamintantes, desde los tóxicos del humo del tabaco a los del tráfico

ETIQUETAS:
- nasa

Desde el humo del tabaco hasta el de los tubos de escape. El aire que respiramos no está todo lo limpio que debiera. Pero no solo en la calle. También en casa. Tabaco, pinturas, productos de limpieza, hornillos de gas, aparatos eléctricos... Todos ellos, aunque en pequeñas proporciones, desprenden contaminantes que, al tratarse de un espacio cerrado, necesitan una ayuda extra para ser depurados.

Existen aparatos diseñados para ello, pero hay alternativa natural: algunas plantas de interior han demostrado ser eficaces contra ciertos contaminantes. Ahora que pasamos más tiempo que nunca en el interior de los hogares, Ángel Salvo Tierra, profesor de Botánica de la Universidad de Málaga, ha recordado en un proyecto las plantas más idóneas para dotar a las viviendas de un pequeño pulmón. La lista está basada en el trabajo de Bill Wolverton, investigador de referencia en la materia.

Apoyado por la NASA, y tras 25 años de experimentos y publicaciones, recopiló en un libro las 50 especies más eficientes para filtrar el aire, junto a los compuestos que eliminan. Estos fueron el formaldehído (en muebles de aglomerado, humo de tabaco), tricloroetileno (tintas de impresión, adhesivos), el benceno y el xileno (disolventes, aceites, pinturas, plásticos) y el monóxido de carbono. En sus trabajos explica «cómo las plantas emiten vapor de agua que crea una acción de bombeo para arrastrar el aire contaminado hacia las raíces, donde luego se convierte en alimentos para ellas».

La NASA destaca las investigación de Wolverton «por su aplicación práctica para la vida en la Tierra». Su trabajo científico derivó en la creación de una consultora medioambiental que, entre otras soluciones, desarrolla filtros fabricados a base de plantas para circuitos de aire acondicionado. También, junto a la empresa japonesa Takenaka Garden Afforestation, comercializa ‘ecojardines’ de interior destinados a eliminar toxinas del aire en hospitales.

Diez especies y sus propiedades

Anturio

Oriunda de la selva colombiana, esta planta solo comenzó a conocerse en España hace dos décadas. Con sus características flores rojas carnosas en forma de corazón, esta planta humedece el aire y lo llena de vapor de agua purificada. Procesa el xileno y el tolueno y los convierte en compuestos seguros para el organismo.

Árbol de los paragüitas

De las más exóticas por su país de origen, Madagascar, esta especie de arbusto puede verse en márgenes de ríos y es utilizada en jardinería para acompañar estanques, aunque también se usa en interiores. Necesitan mucha agua; no en vano, son perfectas para refrescar y humedecer el ambiente. Es eficaz contra el tolueno y el benceno.

Bandera blanca

Su nombre científico es Espatifilio y es una de las plantas de interior más resistentes y longevas. Es capaz de absorber hasta cinco tipos distintos de contaminantes. Es la mejor para purificar el aire de benceno, formaldehído y tricloroetileno. Para aumentar su eficacia, se recomienda limpiar el polvo de sus hojas con regularidad.

Cinta

Esta especie importada de Sudáfrica, puede crecer en lugares de interior completamente a la sombra, su mantenimiento es sencillo y soporta temperaturas desde los -2 a los 30 grados. El mejor lugar donde crecerá será en baños y cocinas (los primeros por la humedad). Combate muy eficientemente el monóxido de carbono.

Poto

La planta ornamental popular por excelencia, tanto en viviendas como sobre todo en lugares públicos de tránsito y oficinas, es de las más resistentes y solo necesita un poco de agua cuando su tierra parezca seca. Purifica el aire de los contaminantes clásicos del hogar, entre los que destacan el benceno y el formaldehído.

Yedra

Además de filtrar los contaminantes más frecuentes del hogar, y absorber bien el monóxido de carbono, se recomienda para eliminar el moho. Es costumbre verlas a modo de muro vegetal en fachadas de viviendas (pueden alcanzar hasta los 15 metros de altura), pero aguanta perfectamente la falta de luz en espacios interiores.

Lengua de suegra

Su cultivo se ha extendido desde Asia y África a todo el mundo por su resistencia, al soportar suelos extremadamente secos. Tiene la capacidad de ‘respirar’ el dióxido de carbono por la noche y liberar oxígeno. Además, se ha demostrado eficaz contra contaminantes del aire como los citados formaldehído, benceno y tricloroetileno.

Margarita africana

Acostumbrada a condiciones de calor y sequedad, tiene una vistosa floración atípica: en diciembre. Entre los tóxicos que procesa se encuentra el benceno que, por ejemplo, está presente en el humo del tabaco. Su ubicación también es recomendable en habitaciones recién pintadas o amuebladas.

Helecho de la abuela

Humedece y purifica el aire de las evaporaciones de formaldehído, xileno y monóxido de carbono, lo que la hace perfecta para ser colocada en cualquier estancia del hogar. También se le atribuye la propiedad de eliminar restos de algunos metales pesados (mercurio, plomo, cadmio...) de la tierra en la que estén plantados.

Dragón enano

Natural de la cuenca Mediterránea, donde crece sobre todo en paredes y riscos, es apta para depurar el aire del xileno, tricloroetileno y formaldehído. Tradicionalmente empleada en jardines ornamentales, debido a las vistosas flores en forma de tubo que ofrece, también se pueden cultivar en macetas para interior. Necesita bastante luz, agua abundante y no tolera el frío.