Gabilondo entrega su informe anual a la presidenta del Congreso. / FERNANDO ALVARADO / EFE

Gabilondo pide a la Iglesia que se sume a la comisión sobre abusos

El defensor del Pueblo asegura que el órgano investigador «no es un tribunal ni una tercera cámara», y sostiene que su labor «no va contra nadie»

Antonio Paniagua
ANTONIO PANIAGUA Madrid

El Defensor del Pueblo, Ángel Gabilondo, apuesta por que la Conferencia Episcopal esté presente en la comisión de expertos que investigará los abusos sexuales a la infancia dentro de la Iglesia. Gabilondo, que entregó este viernes a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, su informe anual, pidió «confianza» a la jerarquía católica y adujo que la entidad no actuará como un «tribunal» o «tercera cámara».

La institución no va a hacer un juicio paralelo a la Iglesia, si bien argumentó que ante todo debe prevalecer el interés de las víctimas, «que han de sentirse reconocidas y reparadas». «No somos un tribunal ni nos vamos dedicar a hacer un juicio», alegó. «Queremos transparencia pero también discreción y respeto a las víctimas. Lo importante son ellas y abrir espacios para dar respuestas a sus voluntades, a sus requerimientos y su reparación», dijo Gabilondo. El Defensor del Pueblo sostuvo que aunque carezca de los poderes ejecutivos para llamar a declarar o requerir documentación, sí tiene la «autoridad moral» suficiente para que comparezcan las personas pertinentes. En todo caso, el hecho de negarse a prestar testimonio «pone en evidencia cosas». Gabilondo aseveró que comparte con la Conferencia Episcopal el empeño por búsqueda de la verdad. Por eso, el trabajo de la comisión no debe ser entendido como un ajuste de cuentas ni es «una operación contra algo o contra alguien».

Derechos humanos

Admitió que la labor primordial de la institución que encarna es fiscalizar la labor de la administración pública, pero también tiene en sus atribuciones velar por los derechos humanos, por lo que está perfectamente capacitado para desarrollar el encargo del Congreso.

Pese a que la jerarquía eclesiástica ha dicho que colaborará con el mandato del Defensor del Pueblo, pero que no formará parte de la comisión, Ángel Gabilondo no cree que esta sea la última para palabra de los representantes eclesiales. «Conociendo cómo se expresan [los obispos], estoy seguro de que están en ese debate y creo que dependerá de cómo sea el procedimiento a seguir en la comisión» para decidir si quieren ser parte integrante de ella. «No vamos a sacar en el informe de conclusiones ningún alcance penal sobre las acciones que se hayan podido realizar. Haremos un informe y serán los poderes ejecutivo, legislativo y judicial los que dilucidarán lo que tengan que hacer», apostilló.

 

«Haremos un informe y serán los poderes ejecutivo, legislativo y judicial los que dilucidarán lo que tengan que hacer»

Gabilondo anticipó que lo ideal es que el órgano investigador cuente con la presencia de psicólogos, sociólogos, criminólogos, representantes de la Fiscalía y de la Abogacía, así como expertos en derecho canónico. Sin revelar una fecha, el titular de la entidad abogó por que la comisión se cree antes de Semana Santa. En lo que atañe a los plazos, Gabilondo expresó su deseo de que se trabaje «sin pérdida alguna de tiempo». Se mostró dispuesto a acudir al Parlamento cuantas veces se lo pidan y comparecerá ante la Comisión Mixta de Relaciones con el Defensor del Pueblo del Congreso «mucho antes de Navidad». La comisión independiente de asesoramiento ha recibido el encargo de «hacer un informe para determinar hechos y responsabilidades, para reparar a las víctimas y para orientar nuevas políticas públicas en materia de prevención», dijo Gabilondo.

En cuanto a la auditoría encargada por la jerarquía eclesiástica al bufete de abogados Cremades & Calvo Sotelo, subrayó que su trabajo no es producto de una petición de las víctimas. En este sentido, destacó que el despacho es el que debe pensar cómo puede colaborar con el Defensor del Pueblo y no al revés. Gabilondo no ha mantenido hasta ahora ningún contacto oficial con la Conferencia Episcopal.