r. c.

Condenados a tres años y medio de internamiento los menores que mataron a Samuel

El joven fue asesinado por una brutal paliza a la salida de un local en A Coruña en la madrugada del 3 de julio

J. A. Madrid

Los dos menores detenidos por el crimen de Samuel Luiz el 3 de julio de 2021 en el paseo marítimo de La Coruña fueron condenados este miércoles a tres años y medio de internamiento como autores de un delito de asesinato por su participación en los hechos y, según el Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSXG), ya se encuentran en un centro de menores de régimen cerrado. Ambos fueron condenados a principios de este mes de abril tras un acuerdo previo que derivó en una sentencia firme dictada con la conformidad de los propios menores, lo que significa que reconocieron los hechos. También se les ha impuesto una medida de libertad vigilada durante tres años que deberán cumplir una vez salgan del centro.

Una condena que llega tras haberse alcanzado el plazo máximo de nueve meses de internamiento que, como medida preventiva, los dos adolescentes podían estar en un centro de menores si no se celebraba un juicio o se llegaba a un acuerdo, como finalmente ha sido el caso. De hecho, la Ley del Menor limita a esos nueve meses el tiempo máximo de la medida cautelar antes de que el adolescente sea juzgado, por lo que, de no haberse celebrado un juicio o haber alcanzado dicho acuerdo, este lunes 11 de abril habrían quedado en libertad.

Samuel Luiz fue asesinado en la madrugada del 3 de julio cuando salía de un local de ocio nocturno como resultado de una paliza grupal. Los testigos presentes en aquel momento relataron que fue atacado al grito de «maricón», por lo que las acusaciones piden que los hechos se juzguen también por un delito de odio porque al entender que se trata de un crimen homófobo.

Tres adultos en prisión

En total, fueron siete las personas detenidas por el crimen del joven Samuel: cinco adultos, entre ellos una mujer, y los dos jóvenes que eran menores en el momento de los hechos. Para estos, se decretó su ingreso en un centro de menores, mientras que tres de los adultos entraron en prisión. En el caso de otros dos, entre ellos la mujer, se encuentran en libertad, aunque aún investigados y con obligación de comparecencias periódicas en el juzgado.