Tribunales

Comienza el juicio por el asesinato de Davide Fervorini

29/06/2020

El juicio con jurado por el asesinato en 2018 de Davide Fervoni ha comenzado hoy en la Audiencia Provincial de Las Palmas. La fiscal acusa a cinco personas por la muerte de ciudadano de origen italiano que regentaba un club de cannabis en La Isleta (Las Palmas de Gran Canaria), y apareció muerto el 16 de septiembre de 2018 en Barranco Seco.

También pide cárcel para otro miembro más de esta presunta banda por el delito de tráfico de drogas.

En concreto, la fiscal María Eugenia Rodríguez acusa a la brasileña Sophia Valinhas G. B. M., Alejandro A. S. y Wilson Enrique Q. B. por los delitos de asesinato y robo con fuerza en casa habitada, pidiendo para la primera 25 años y seis meses de prisión y 28 para los dos restantes. Mientras, Rubén P. S. y Adonay Santiago G. C. también han sido acusados por los mismos delitos además de otro contra la salud pública en la modalidad de sustancia que causa grave daño a la salud, por lo que la petición de penas se eleva a 34 años y 33, respectivamente. Por último, el Ministerio Público también ha elevado acusación contra Layonel P. S. por el delito contra la salud pública en la modalidad de sustancia que no causa grave daño a la salud, por lo que interesa una pena de 4 años y seis meses de prisión y el pago de 8.200 euros de multa.

Los cinco primeros acusados deberán además indemnizar, según la Fiscalía, de forma conjunta y solidaria a los herederos de Davide Fervorini, en la cantidad total de 120.924 euros.

El procedimiento, que pasó por el Juzgado de Instrucción número seis de Las Palmas de Gran Canaria, se inició después de que fuese hallado el cadáver del italiano con síntomas de muerte violenta. Tras una intensa investigación, la fiscal ha entendido que los hechos sucedieron presuntamente de esta forma.

Davide Fervorini regentaba el club de Cannabis Ola Verde –de la calle Juan Rejón– y tenía intención de traspasarlo en fechas próximas al 10 de septiembre de 2018. Finalmente, lo traspasó a una compatriota el 11 de septiembre por la cantidad de 8.500 euros.

Agresión brutal.

A raíz del traspaso, la acusada Sophia Valinhas, que era amiga de Davide, una vez se enteró de que había recibido el dinero, presuntamente se lo comentó al acusado Adonay Santiago, por lo que decidieron robárselo. Le propusieron el plan al resto de los acusados Rubén, Alejandro y Wilson Enrique, los cuales aceptaron.

El 11 de septiembre, Sophia –según la fiscal–, ya sabía que Davide había traspasado el club por lo que Adonay envió un SMS desde el móvil de ella haciéndose pasar por la misma para quedar con Davide con la intención de «intimar». Se citaron en un alpendre abandonado en Barranco Seco. Ese mismo día, Rubén, Alejandro y Wilson subieron a una casa de Valleseco donde estaban Adonay y Sophia y planearon la forma de matar a Davide para robarle en su casa.

Sobre las 22.00 horas del mismo 11 de septiembre, los cinco acusados fueron al alpendre de Barranco Seco. Mientras Rubén, Adonay, Alejandro y Wilson se escondieron vestidos con pasamontañas y guantes, Sophia acudió al encuentro de Davide. Al llegar la víctima, Adonay, Rubén, Alejandro y Wilson se abalanzaron sobre él y, con ánimo de acabar con su vida, le hicieron un mataleón hasta que perdió el conocimiento y, luego, le propinaron puñetazos, patadas, golpes con un bate de béisbol en todo el cuerpo y lo estrangularon. Luego, cogieron una piedra de grandes dimensiones y se la arrojaron con contundencia sobre la cabeza en, al menos, dos ocasiones hasta que acabaron con su vida con la brutal agresión.

Durante la agresión, Sophia permaneció en el lugar, escuchando los golpes y puñetazos, «sin hacer nada a sabiendas de la intención de los demás acusados», sostiene la fiscal.

Enriquecimiento ilícito.

A continuación, los acusados le sustrajeron las llaves de su casa, el móvil y 100 euros de la cartera del fallecido y, «transcurridas más de tres horas y después de haber adoptado comportamientos que revelaban una total frialdad», sobre la 01.52 del 12 de septiembre, se dirigieron a casa de Davide en las Palmas de Gran Canaria.

«Con ánimo de obtener un enriquecimiento ilícito y con las llaves de las que se habían apoderado, y mientras Adonay y Sophia, estaban en actitud vigilante», Rubén, Alejandro y Wilson entraron en la casa y se apoderaron de varias plantas de marihuana, un televisor, una barra de sonido y un reloj, «no consiguiendo encontrar el dinero del que pensaban apoderarse» y que luego fue recuperado por la policía en un registro practicado.

l cadáver de Davide, que tenía 43 años y murió por shock traumático, causado por traumatismo craneal y torácico, fue hallado el 16 de septiembre de 2018, cinco días más tarde de la comisión de los presuntos hechos.

Aportó información.

La acusada Sophia Valinhas G. B. M., una vez fue detenida por los agentes de la Homicidios de la Policía Nacional, aportó «información relevante tendente al esclarecimiento de los hechos», según le consta al Ministerio Fiscal. Sus presuntos compañeros de banda se dedicaban al tráfico de drogas y robos y tres de ellos tenían antecedentes penales por diversos delitos. Además, la brasileña se encontraba en situación irregular en España.