De izquierda a derecha, Rick Klausner, Fernández-Cruz y Shinya Yamanaka. / tania SIEIRA

Los científicos Yamanaka y Klausner, premios Fernández Cruz

La Academia de Medicina reúne a varios pioneros de la medicina regenerativa

N. R. C. Madrid

Cuando el mundo discutía sobre la conveniencia de destruir embriones para utilizar sus células madre, el científico japonés Shinya Yamanaka demostró que bastaba con insertar cuatro genes para transformar una célula de la piel en otra que se comportara como si fuera embrionaria. Ese nuevo tipo celular, que llamó iPS, fue el inicio de la Medicina regenerativa, un avance revolucionario que hoy permite generar en el laboratorio neuronas, células musculares, cardiacas y cualquier tipo celular del organismo humano para reparar órganos y tratar enfermedades incurables.

El hallazgo mereció el Nobel de Medicina y este jueves en la Real Academia de Medicina, la Fundación Arturo Fernández-Cruz quiso también reconocer este avance histórico del que hoy beben numerosos grupos de investigación. Junto al científico japonés, la fundación entregó un segundo Premio Memorial al profesor Rick Klausner, director del centro de investigación Los Altos Labs.

Ambos premiados están unidos también por aquel avance revolucionario. Klausner dirige una institución que continúa innovando a partir de la idea del nobel japonés para desarrollar tratamientos antienvejecimiento. No es una búsqueda para alcanzar la inmortalidad, sino para vivir mejor en nuestra última etapa de vida, como aclaró durante su exposición.

Bezos y Milner

La idea de esta nueva biotecnológica se gestó en la mente de dos millonarios: Jeff Bezos, el dueño del gigante Amazon y del físico y empresario ruso Yuri Milner. Klausner les convenció de que el envejecimiento humano se podía revertir y con este fin se puso en marcha un centro de investigación que ha fichado a algunas de las mentes más brillantes del mundo.

Los Altos Lab reúne a vanguardistas en reprogramación celular y prevención de enfermedades asociadas al paso del tiempo. Entre ellos, el científico español Juan Carlos Izpisua, que ayer también participó en el acto organizado en la Real Academia de Medicina con una lección magistral. Al acto acudieron además como invitados el consejero de Sanidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, y el embajador de Japón, Hiramatsu.