Bólido registrado en Canarias el pasado 28 de noviembre. / R. López/StargazerLZT (SPMN)

La red de vigilancia ha detectado este año 83 bólidos estelares en el cielo canario

El SPMN solicita información sobre el evento de Canarias a las autoridades estadounidenses y canadienses

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

Las entradas de meteoroides en la atmósfera terrestre a través del espacio aéreo de Canarias es bastante frecuente. Según los datos que acumula la Red Española de Investigación de Bólidos y Meteoritos (SPMN, sus siglas en inglés), en lo que va de año se han contabilizado 83 incursiones de bólidos, esto es, las estrellas fugaces más brillantes, aquellas que igualan o superan la luminosidad del planeta Venus.

De acuerdo a los datos que publica la SPMN, «estos fenómenos luminosos pueden ser espectaculares y causar alarma, pero se producen a gran altura cuando una roca de origen interplanetario penetra en la atmósfera terrestre a velocidades comprendidas entre 11 y 73 kilómetros por segundo (entre 40.000 y 260.000 kilómetros por hora). Los originan rocas desprendidas de asteroides, cometas o, más raramente, de la Luna o Marte».

En lo que respecta a los eventos que se han constatado en Canarias, la mayor parte de los casos (22%) son lo que se denomina bólidos esporádicos, esto es, «que no están asociado a un enjambre meteórico o que ha perdido su parentesco orbital con su cuerpo progenitor».

En cuanto al resto de los casos, la Red Española de Investigación de Bólidos y Meteoritos señala como puntos principales de origen las Táuridas del Sur, que constituyen el rastro de polvo que deja el cometa 2P/Encke cerca de la constelación de Tauro; las famosas Perseidas o lágrimas de San Lorenzo, que proceden del cometa 109P/Swift-Tuttle; o las Delta Leónidas, llamada así por su cercanía a la constelación de Leo, y que proceden del cometa 55P/Tempel-Tuttle.

En el caso del meteoro que atravesó las islas este martes y que alarmó a Gran Canaria por el estruendo que generó, todavía se desconoce su origen y trayectoria. Por eso, se pidió a la población ayuda: si dispone de fotos o vídeos del fenómeno, pueden enviarlas al correo electrónico spmn@ice.csic.es. También puede estar al día de las últimas informaciones en el hilo de Twitter del SPMN.

El investigador del Instituto de Ciencias del Espacio (CSIC-IEEC) y coordinador de la Red SPMN, Josep M. Trigo, detalló que también se ha solicitado a EE UU y Canadá que les proporcione la información procedente de su red observacional espacial, tanto de satélites como de infrasonidos, capaz de detectar cualquier tipo de estallido, desde bombas hasta fragmentación de asteroides.

En su opinión, en el caso de Gran Canaria todavía no se puede hablar de meteorito. «Es un bólido, un fenómeno que produce una roca cuando entra en la atmósfera a hipervelocidad», detalló el astrofísico, «si la roca sobrevive, puede llegar al suelo y, en ese caso, se denomina meteorito».

Respecto al ruido que se escuchó en Gran Canaria, aseguró que fue producido por la onda de choque que se genera cuando el objeto entra a hipervelocidad. «Esta onda choca contra el suelo y produce registros sísmicos.