El doctor Javier Cortés. / IBCC

Un nuevo fármaco frena un agresivo tipo de cáncer de mama en el 76% de los casos

El medicamento actúa como un 'caballo de Troya' que entra y destruye la célula tumoral sin ser detectado

Elena Martín López
ELENA MARTÍN LÓPEZ Madrid

Buenas noticias en la lucha contra el cáncer de mama. Un nuevo fármaco –llamado trastuzumab deruxtecan (T-Dxd)– logra frenar, en siete de cada diez afectados, la progresión del cáncer de mama metastásico HER2-positivo avanzado, un subtipo de tumor de seno muy agresivo que afecta al 20% de los pacientes. El avance se ha hecho en el marco del ensayo clínico internacional Destiny Breast-03, liderado por el madrileño Javier Cortés, director del International Breast Cancer Center (IBCC) y único autor español del estudio.

El nuevo medicamento es un inmunoconjugado, es decir, un anticuerpo -proteína segregada por los linfocitos B de la sangre para combatir una infección por virus o bacterias que afecta al organismo- que lleva 'pegadas' unas moléculas de quimioterapia. «Su actuación es como la de un 'caballo de Troya'. Al administrarse, viaja por la sangre hasta las células tumorales que tienen un receptor llamado HER2. El HER2 es la 'puerta' por la que el fármaco entra en la célula tumoral sin ser detectado y, una vez dentro, libera la quimioterapia que transporta y destruye la célula tumoral. Ese medicamento se queda en el microambiente tumoral y es capaz de atacar también a las células vecinas, incluso aunque no tengan HER2, lo que se conoce como 'bystander effect' o 'efecto espectador', una consecuencia que no ocurre en otros tratamientos de este tipo y que es muy positiva, incluso aunque alguna célula sana pueda verse dañada», explica Cortés.

En el ensayo han participado 524 mujeres con cáncer de mama metastásico HER2-positivo, reclutadas entre 2018 y 2020 en 169 centros de 15 países. De ellas, 261 fueron asignadas aleatoriamente a la rama del estudio en la que recibieron trastuzumab deruxtecan (T-Dxd) y 263 a la rama en la que se administró trastuzumab emtansina (TDM-1), la terapia estándar hasta la publicación de esta investigación en la prestigiosa revista 'The New England Journal of Medicine'.

El ‘Caballo de Troya’ contra el cáncer de mama

El trastuzumab deruxtecan (T-Dxd) actúa como un ‘caballo de Troya’ porque entra en las células tumorales sin ser detectado y libera la quimioterapia que contiene

1

Torrente

sanguíneo

T-Dxd

Fármaco inmunoconjugado

(moléculas de quimioterapia +

anticuerpo monoclonal)

HER2

Proteína contra

la que actúa el

fármaco y puerta

de entrada a la

célula tumoral

Célula cancerígena

2

El medicamento entra en

la célula tumoral sin ser

detectado

3

El T-Dxd libera la quimioterapia en

el núcleo de la célula

Núcleo

ADN

Dañado

4

El T-Dxd liberado podría atacar a otras células cancerígeras vecinas, lo cual es muy positivo, y novedoso frente a otros fármacos contra el cáncer de mama, incluso aunque alguna célula sana pueda verse dañada también

La célula tumoral muere

FUENTE: IBCC

El ‘Caballo de Troya’ contra el cáncer de mama

El trastuzumab deruxtecan (T-Dxd) actúa como un ‘caballo de Troya’ porque entra en las células tumorales sin ser detectado y libera la quimioterapia que contiene

1

2

Torrente

sanguíneo

El medicamento entra en la célula tumoral sin ser

detectado

T-Dxd

Fármaco inmunoconjugado

(moléculas de quimioterapia +

anticuerpo monoclonal)

HER2

Proteína contra la que actúa el fármaco y puerta de entrada a la célula tumoral

Célula cancerígena

3

4

El T-Dxd libera la quimioterapia en

el núcleo de la célula

El T-Dxd liberado podría atacar a otras células cancerígeras vecinas, lo cual es muy positivo, y novedoso frente a otros fármacos contra el cáncer de mama, incluso aunque alguna célula sana pueda verse dañada también

Núcleo

ADN

Dañado

La célula tumoral muere

FUENTE: IBCC

Uno de los resultados más importantes del estudio ha sido la mejora de la supervivencia libre de progresión (es decir, el control de la enfermedad) tras 12 meses de tratamiento, que fue del 75,8% en las pacientes a las que se les administró T-Dxd, frente al 34,1% de las que fueron tratadas con TDM-1. Además, un dato muy revelador de su eficacia es que en 42 pacientes (16,1%) tratadas con T-Dxd el tumor desapareció totalmente (al menos visualmente) frente a las 23 (8,7%) tratadas con TDM-1.

«De todos los estudios de cáncer de mama, nunca ha habido un fármaco que haya demostrado tanto beneficio como este. Podríamos estar ante el medicamento más activo en la historia del cáncer de mama. Creo que son los datos más relevantes, importantes e impactantes obtenidos hasta la fecha», afirma el doctor Cortés, quien augura, aunque sea de forma preliminar, que el T-Dxd «podría llegar a curar la enfermedad en algunas pacientes o, como mínimo, a aumentar las posibilidades reales de cronificarla».

Nuevo tratamiento estándar

El trastuzumab deruxtecan se convierte así en el nuevo tratamiento estándar en segunda línea -el que se administra cuando el tratamiento inicial (terapia de primera línea) no es eficaz o deja de serlo- para pacientes con cáncer de mama metastásico HER2-positivo, por delante del TDM-1. Además, el investigación revela que ya se está estudiando su aplicación en los tumores con baja expresión de HER2, que representan el 55% de los cánceres de mama. «En junio se publicará el primer estudio randomizado en este grupo de pacientes, pero los resultados, hasta ahora, son tremendamente positivos», dice. Asimismo, se está investigando su administración para combatir otros tumores en los que está presente la proteína HER2, y ya hay datos publicados en cáncer de pulmón, gástrico y colorectal, entre otros.

Eso sí, como todos los tratamientos, no está exento de toxicidad. Uno de sus efectos adversos es la enfermedad pulmonar intersticial/neumonitis (inflamación pulmonar) relacionada con el fármaco. Las tasas de esta enfermedad pulmonar intersticial o neumonitis relacionadas con T-Dxd fueron del 10,5% frente al 1,9% con TDM-1, pero la monitorización o seguimiento estrecho de las pacientes tratadas con T-Dxd permite detectar, tratar precozmente y controlar este efecto adverso en la inmensa mayoría de los pacientes.

El fármaco ya está aprobado y disponible para utilizarse en España, aunque todavía no han terminado las negociaciones sobre su precio con el Ministerio de Sanidad. «Estamos ante una auténtica revolución. Estos 'caballos de troya' van a ser una de las líneas de investigación más importantes del futuro. Ya hay estudios que muestran resultados fascinantes», celebra Cortés.