Mapa donde se localizan los eventos del último enjambre sísmico bajo el Teide. / IGN

Segundo enjambre sísmico en el Teide en menos de un mes

Involcan e IGN descartan que apunte a un proceso eruptivo a corto plazo. Se localizaron más de 630 eventos de pequeña magnitud

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

En la madrugada de este martes se inició el segundo enjambre sísmico bajo el Teide en menos de un mes, del que informaron tanto el Instituto Volcánologico de Canarias (Involcan) como el Instituto Geográfico Nacional (IGN).

La sucesión de pequeños temblores «no implica una mayor probabilidad de una erupción, pero sí nos recuerda que Tenerife sigue siendo una isla volcánicamente activa», destacó en su Twitter Involcan.

«Este tipo de actividad es esperable en islas volcánicas activas, y puede quedar a esa profundidad o puede dar lugar a una actividad sísmica más somera en el futuro, sin que esto apunte a un proceso eruptivo en un futuro cercano», destacó por su parte en una nota el IGN.

En su actualización de las 12.30 horas Involcan señaló que la Red Sísmica Canaria que opera había detectado ya «más de 630 eventos de pequeña magnitud» en el enjambre sísmico de eventos híbridos que había empezado a registrar desde las 5.50 horas de este martes. En su informe de las dos y media de la tarde señaló que «no había más movimientos y por lo tanto lo más probable es que este enjambre haya terminado».

Las Cañadas del Teide, donde se han localizado los seísmos. / T.A.

El Involcan informó que el origen más probable de este tipo de enjambres es el movimiento de fluidos como vapor, gas o agua, en el interior del sistema hidrotermal del volcán Teide.

La sucesión de movimientos «tiene características muy parecidas» a los enjambres que se registraron en Tenerife el 2 de octubre de 2016, el 14 de junio de 2019 y durante junio de este año.

Por su parte el IGN, organismo científico en el que recae la vigilancia volcánica en todo el país, destacó a primera hora de la mañana que se había iniciado «una actividad microsísmica localizada en las Cañadas del Teide, al suroeste de Pico Viejo, en la misma zona en la que se ha venido registrando en los últimos años. La última vez, en un episodio similar ocurrido el 17 de junio pasado».

El IGN señaló que «la actividad en todas estas series comienza con el registro de una señal de larga duración, sin fases sísmicas definidas, y con alto contenido frecuencial, dando paso a continuación a una larga serie de centenares de eventos de pequeña y similar magnitud, que ocurren a intervalos casi regulares de tiempo, en forma de 'repique de tambor (drumbeat)'. En algunos momentos, los dos tipos de señales coinciden en el tiempo».

Aunque siempre que hay enjambres de este tipo el temor de una erupción se despierta en parte de la población, el IGN señala que «series de este tipo han sido registradas en numerosas ocasiones en la zona, siend o el primer antecedente las señales registradas en el año 1980 en la campaña de microsisimicidad realizada en Las Cañadas y que demostraron que este tipo de actividad podría ser recurrente». Y añade que «la alta detectabilidad de la Red Sísmica de Canarias del IGN permite detectar y localizar esta actividad, relacionada sin duda, con procesos en el interior del complejo Teide-Pico Viejo».

La actividad analizada indica un reajuste de presiones en la parte inferior de la corteza, debido a la naturaleza volcánica del edificio insular y a los procesos magmáticos en profundidad, concluye.